Quantcast

FAES espera que Sánchez siga «rectificando» con Ucrania y reconsidere la política energética, sin el «dogmatismo actual»

La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) espera que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, siga «rectificando» con Ucrania, tras su decisión de enviar armas, de forma que esa actuación llegue a una «aplicación eficaz de las sanciones». Además, le anima a «reconsiderar» la política energética, «alejándola del dogmatismo actual» para adecuarla a las exigencias de seguridad y solidaridad con los socios europeos y a «las oportunidades que se le abren a España».

«Lo peor está por llegar. La valerosa resistencia de los ucranianos y la reacción de Estados Unidos y de la Unión Europea espoleada por el sacrificio de los agredidos y el histórico giro de la posición de Alemania han situado a Putin ante un escenario que no tenía descontado», asegura FAES en una nota editorial difundida este noveno día de guerra bajo el titulo ‘Un esfuerzo largo y costoso’.

Sin embargo, la fundación que dirige el expresidente José María Aznar advierte de que Vladimir Putin «no puede permitirse una derrota en Ucrania, ni siquiera un empantanamiento de la situación militar» y, de ahí que haya redoblado su apuesta ofensiva y asuma la guerra en las ciudades «con un coste altísimo en vidas y destrucción». A su entender, eso está ocurriendo ya y va a intensificarse.

«Lo que vamos a recibir de Ucrania son imágenes cada vez más sangrientas que confirman la monstruosidad de una agresión con la que Putin quiere hacer saltar el orden internacional de la posguerra -o lo que queda de él-, revertir el colapso de la Unión Soviética y asestar un golpe definitivo al proyecto de integración europea», analiza FAES.

«ENARBOLAR LA AMENAZA NUCLEAR»

Según destaca, «enarbolar la amenaza nuclear es, por el momento, una estrategia propagandística que busca hacer mella en una opinión pública occidental que, para sorpresa de Moscú, se ha alineado firmemente detrás de las posiciones más firmes frente a la agresión rusa».

FAES considera «esencial» persistir en la aplicación de las sanciones, en la ayuda militar a Ucrania, en la gestión del flujo de refugiados y «no titubear en el camino» que se ha emprendido. Pero la evolución del conflicto, prosigue, va a «plantear nuevas exigencias en la respuesta occidental».

La fundación cree que los europeos han emprendido un camino «sin retorno que no ofrece ya espacio para la contemporización o el espejismo de soluciones diplomáticas inmediatas». Por tanto, considera que «habrá que apurar las posibilidades de ayuda militar sin cruzar la línea del envío de tropas de combate».

FAES recuerda que el hecho de que Ucrania no sea miembro de la OTAN hace que, en efecto, no entre en juego el artículo 5 que establece los deberes de seguridad colectiva de los miembros de la Alianza. Sin embargo, cree que eso «no impide ensanchar la asistencia militar a un Estado que está ejerciendo eso que la Carta de la ONU define como el ‘derecho inmanente a la legítima defensa'».

APLICACIÓN EFICAZ DE LAS SANCIONES

En cuanto a España, la fundación de Aznar saluda la «rectificación» de Pedro Sánchez, después de que esta semana anunciara en el Pleno del Congreso el envío de armas a Ucrania, con el rechazo frontal de sus socios de Podemos.

«Hay que animar al presidente del Gobierno a que siga rectificando, -única garantía de acierto gubernamental a la que debemos aferrarnos- y que esa rectificación llegue a la aplicación eficaz de las sanciones -que son responsabilidad nacional y que tiene precedentes poco edificantes en el caso de Venezuela- y a la reconsideración de la política energética, alejándola del dogmatismo actual, para adecuarla a las exigencias de seguridad y solidaridad con nuestros socios y a las oportunidades que se le abren a España», concluye.