Quantcast

Florentino Pérez vuelve a pedir la imputación de Iberdrola en el ‘caso Villarejo’

El presidente de ACS, Florentino Pérez, ha pedido de nuevo al juez que instruye el ‘caso Tándem’ que acuerde la condición de investigada de Iberdrola SA al considerar que existen «indicios» de que fue objeto de investigación del comisario jubilado José Manuel Villarejo por «encargos» de la compañía.

En un escrito fechado ayer lunes, la defensa ha solicitado, además, que se mantenga la condición de acusación particular del empresario en la pieza número 17 de la causa por ser un «perjudicado» de las actuaciones de la eléctrica. Así, el presidente de ACS responde a la petición de Iberdrola de expulsarle del procedimiento.

En 93 folios, el equipo jurídico ha subrayado que en la causa figuran «indicios» de que Pérez fue un «objetivo de investigación de Cenyt –propiedad del comisario jubilado José Manuel Villarejo– por sendos encargos de Iberdrola, por los cuales se giraron facturas visadas por el gabinete de presidencia» de la eléctrica. Asimismo, ha destacado que en el procedimiento consta que la empresa del exmando policial «utilizaba para sus encargos medios técnicos intrusivos en la intimidad de las personas«.

En el marco del escrito, la defensa ha recordado también que en la causa figuran «contactos mantenidos por el señor Villarejo con funcionarios compañeros del Cuerpo Nacional de Policía en activo«, en referencia al comisario Enrique García Castaño, «que habitualmente proporcionaban información de control de comunicaciones» relativas a Florentino Pérez.

PROYECTO GIPSY Y POSY

Entre los argumentos expuestos, el empresario también ha hecho hincapié en los «datos reservados confidenciales» que obran en el causa sobre él que, según ha dicho, «no son accesibles por fuentes abiertas«. Y ha añadido, además, que «se está investigando cómo se accedió a dicha información» y «la utilización posterior que se hizo de la misma».

«Así, los indicios claramente apuntan a que se encargaron dos temas: el Proyecto Gipsy y el Proyecto Posy, estando ambos estrechamente relacionados, como se ha podido comprobar anteriormente, con el señor Florentino Pérez», ha señalado.

El empresario ha recordado que uno de los autos emitidos por el juez Manuel García Castellón se señalaba que «el proyecto Gipsy incluía la investigación de las vinculaciones de José María Álvarez Vázquez con Florentino Pérez«. «Por tanto, no se puede asumir la afirmación de la página 20 del escrito de Iberdrola SA de que el proyecto Gipsy carece de relación alguna con Florentino Pérez«, ha dicho.

LAS AGENDAS DE VILLAREJO

En este sentido, la defensa ha mencionado también lo recogido por el oficio policial de 16 de junio de 2021 que obra en la causa, que versa sobre «anotaciones manuscritas en las llamadas agendas del señor Villarejo Pérez» en las que aparece Florentino Pérez «como nítido objetivo«. Y ha subrayado, además, que «son numerosas las anotaciones en las referidas agendas sobre el seguimiento continuado que el director de Seguridad Corporativa de Iberdrola –Antonio Asenjo– realizaba del proyecto relativo» al presidente del Real Madrid.

«Siguiendo con el símil futbolístico, el señor Asenjo, mediante un piscinazo digno de especialistas, pretende despistar al árbitro y que saque la tarjeta roja. Pero el VAR le ha delatado: los audios, las anotaciones de las agendas del señor Villarejo y los pagos de Iberdrola confirman los encargos«, ha indicado la defensa.

A su juicio, «resulta evidente» que debe investigarse «qué información estaba proporcionando sobre Florentino Pérez, cómo se había obtenido, etc«, en referencia a un delito continuado contra la intimidad.

Así, el empresario ha reprochado el análisis realizado por la eléctrica. «La interpretación de Iberdrola SA conllevaría que no pudieran existir sentencias condenatorias por el artículo 197 del Código Penal si no se constatara una injerencia en el derecho al secreto de las comunicaciones«, ha señalado para luego insistir en que no hay «nada más alejado de la realidad».

Desde el equipo jurídico consideran «urgente que Iberdrola pueda defenderse con plenitud de garantías» y sostienen que «para ello resulta necesario que adquiera el correspondiente estatus procesal de investigada«. «Lo contrario sitúa a Iberdrola en un escenario altamente problemático, puesto que sus alegaciones y aportaciones documentales difícilmente pueden justificarse en una posición procesal que no sea la de investigada«, ha añadido.

IBERDROLA PIDE APARTAR A FLORENTINO PÉREZ

El escrito de Pérez tiene lugar después de que el pasado diciembre la eléctrica solicitara al juez expulsarle de la causa al considerar que ha quedado constatado que no sufrió vulneración alguna de sus comunicaciones e intimidad. La compañía defendió que ya no podría ostentar la posición de perjudicado y le acusó de usar el caso para dañar la reputación de su competidora.

Iberdrola contestaba así a una petición previa que hizo Pérez en la que volvía a instar al Juzgado Central de Instrucción Número 6 a imputarle, alegando que la presunta actuación de Villarejo en el ‘Proyect Wind’, por el que está investigada Iberdrola Renovables, no fue un hecho aislado, sino que obedecería a una «política de grupo» que tendría como cerebro la matriz. La empresa aseguró que dicho proyecto se refiere a «hechos que no han tenido absolutamente nada que ver con él».