Quantcast

Abascal lamenta los «complejos del PP» y tilda de «ofensa» las alusiones a una repetición electoral

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha lamentado «los complejos del Partido Popular» y ha tildado de «ofensa» las alusiones a una repetición electoral si la candidatura que encabeza Alfonso Fernández Mañueco no alcanza una mayoría suficiente.

«Malditas las ganas que tenemos nosotros de pactar con ellos pero, si no hay una mayoría absoluta, es lo que están diciendo los ciudadanos», ha indicado el líder nacional del partido, que ha intervenido durante un acto público celebrado en Zamora en el que también ha participado el candidato autonómico de Vox, Juan García-Gallardo.

Abascal ha aludido a la opción de «ir de Guatemala a guatepeor» y ha criticado al PSOE, un «partido enemigo de la inmensa mayoría del pueblo español por sus pactos». Además, ha censurado que ahora «sea ETA quien decide si se aprueban los presupuestos».

«Algunos socialistas dicen que a ellos también los mataron, pero entonces estáis pisando la memoria de vuestros compañeros», ha añadido el dirigente político.

Ante ese escenario, Abascal ha deslizado la pertinencia de alcanzar un acuerdo con el Partido Popular si se diera el escenario, aunque ha criticado tanto a los ‘populares’ como a su líder, Pablo Casado, a quien le ha recordado su última visita a Castilla y León. «Tiene un problema con las bolas, y no va por eso de derechita cobarde. Hablo de las mentiras», ha advertido el presidente de Vox, quien ha recordado el papel de los suyos para acabar con el Gobierno del PSOE en Andalucía.

Además, ha reclamado que los suyos «moderen las expectativas» y ha apelado al realismo y al sentido del lema ‘Siembra’ que Vox ha escogido para estas elecciones autonómicas. «Aún así, con vuestro apoyo vamos a ser decisivos», ha señalado ante las 400 personas que se han reunido en la plaza zamorana para escucharle, donde ha asegurado que llegan para «cambiar el rumbo, no a que haya consejeros de Vox donde estaban los de Ciudadanos».

Por otro lado, Abascal ha afirmado que el éxodo juvenil y los problemas de industrialización «no se van a resolver de la noche a la mañana», pero ha aseverado que su partido «no tiene una tarea más importante» ante estas «elecciones cruciales» en las que ha insistido en la necesidad de cortarle el paso a la izquierda. «Las cosas están mal, pero podrían empeorar», ha sentenciado.

MÁS NATALIDAD Y MENOS INMIGRACIÓN

Durante su discurso, Santiago Abascal también se ha referido a la necesidad de implementar políticas de natalidad y de apoyar a unos jóvenes que «cada vez más ven una esperanza en Vox».

Por el contrario, ha cargado contra la inmigración pensada para que los que llegan «paguen las pensiones» pero que, a su juicio, terminará en que estas personas «reciban las ayudas sociales que no llegan a los españoles».

Además, ha criticado la agenda 2030 y contra «los progres» y ha reivindicado el papel de las provincias por encima de «los reinos de taifas que han construido 17 centralismos».

En este marco, ha afirmado que las políticas «verdes» las hacen personas que piensan que la naturaleza «es un parque temático», tras lo que ha destacado que «hay que dar facilidades a la agricultura para que no tenga que competir con productos extranjeros».

Por su parte, el candidato de Vox a la Presidencia de la Junta, Juan García-Gallardo, ha reclamado que los ciudadanos «no caigan en la trampa de la izquierda» ni tampoco en la del Partido Popular, que «no tiene ninguna credibilidad».

Así, ha defendido la propuesta de Vox como un futuro de cambio realista, que «no promete que Zamora se vaya a convertir en la nueva California a partir del 14 de febrero».