Quantcast

El 24 de enero se celebra el onomástico de San Francisco de Sales

Seguramente habrás escuchado de la labor educadora de muchas instituciones católicas que llevan el nombre de San Francisco de Sales, porque es común que existan muchos colegios en muchas partes del mundo cristiano que llevan ese nombre. Pero, ¿sabías que San Francisco de Sales también es el santo patrón de los periodistas y de los escritores, debido a que este santo era muy hábil en el uso de la palabra y en la escritura?

San Francisco de Sales

San Francisco de Sales

El día 24 de enero se celebra el onomástico de otros santos y beatos, pero de los más destacados del santoral católico encontramos a San Francisco de Sales. Prácticamente centró su actividad intelectual dentro de la Iglesia en la elaboración de panfletos con el objetivo de difundir la Doctrina de la Santa Iglesia, lo que incrementó la cantidad de individuos que se convirtieron a la fe cristiana y, de acuerdo con los archivos que se han podido conservar, se cuenta que la última palabra que expresó antes de morir fue “Jesús”.

San Francisco de Sales nació en el Castillo de Sales, en la región francesa de Saboya, en el año 1567, y fue bautizado con el nombre de Francisco Buenaventura. En el año 1878, el papa Pío IX alabó y premio varias de sus obras, entre las cuales estuvieron “Las Controversias”, “La Introducción a la Vida Devota” y “El Tratado del Amor a Dios”, destacándolos como verdaderos tesoros de la sabiduría de la fe, y esa fue una de las razones por las que fue nombrado Doctor de la Iglesia, siendo apodado posteriormente como el Doctor de la Amabilidad.

Fue hijo de una familia noble, ordenándose como clérigo en el año 1593, y a partir de allí, decidió llevar una vida de humildad y de pobreza. Se preocupó por llevar la doctrina católica a la zona de Chablais en Francia. En el año 1603 se le nombró Obispo Coadjutor con derecho a la sucesión en la ciudad de Annecy, lugar en el que se encontraba la diócesis de su orden en Ginebra, que para aquel momento estaba dominada por el protestantismo, aunque nunca pudo ocupar el cargo para el cual fue nombrado.

Fue un pastor incansable en la difusión de las virtudes de la fe, pasó gran parte de su vida ocupado en la catequesis y en la formación y educación de niños, jóvenes y también de adultos y se preocupó por reformar la diócesis de acuerdo con los decretos de Trento.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística español, hoy más de 48.000 hombres celebran su onomástico, así que aprovecha para felicitar a ese amigo tuyo al que cariñosamente llamas “Paco”, porque también es su día.

Se cuenta que mientras fue niño, San Francisco de Sales tenía muy mal genio, pero a medida que fue creciendo, luchó por dominar su carácter, e incluso llegó a escribir sobre la importancia de ser amable cuando se trata de defender la fe cristiana, diciendo: “No nos enojemos en el camino unos contra otros; caminemos con nuestros hermanos y compañeros con dulzura, paz y amor; y te lo digo con toda claridad y sin excepción alguna: no te enojes más, si es posible; por ningún pretexto des en tu corazón entrada al enojo”.

En vida, San Francisco de Sales destacó durante su vida se destacó por ser muy hábil para escribir y para disertar de manera discursiva, con argumentos convincentes que apuntalaban a la fe cristiana. Logró hacerse Doctor en Humanidades y en Leyes, y también escribió obras muy recordadas como “Defensa del Estandarte de la Cruz”, “Sermones” y “Cartas”.

Junto a San Francisco de Sales, hoy también celebramos a San Exuperancio, San Feliciano, obispo, San Sabiniano, Santa Xenia, Beata María Poussepin, Beata Paula Gambara Costa y Beato Timoteo Giaccardo.