Quantcast

Navarra ve una tendencia de reducción de casos pero que esperan unos días de «dificultad» hospitalaria

El portavoz del Gobierno de Navarra, Javier Remírez, ha manifestado este miércoles que en la última semana, del 10 al 16 de enero, se confirma que «se contiene la transmisión y la incidencia» del Covid-19 en la Comunidad foral, pero ha señalado que «viendo el decalaje entre los casos positivos y su incidencia hospitalaria, creemos que nos esperan unos días de dificultad a nivel hospitalario».

En la rueda de prensa tras la sesión de Gobierno, Remírez ha indicado que se cierra la semana con una reducción del 20 por ciento de casos respecto a la anterior, en la que también hubo una reducción del 14 por ciento. «En lo que vamos de semana se produce una reducción de los casos en torno al 40 por ciento», ha dicho, para incidir en que «estamos en tendencia de reducción de los casos positivos».

Sobre la presión hospitalaria, el consejero ha manifestado que «se está produciendo un incremento, si bien en el día de ayer se produjo una contención». Hay 276 personas hospitalizadas por Covid, 37 de ellas en UCI. «Viendo el decalaje entre los casos positivos y su incidencia hospitalaria, creemos que nos esperan unos días de dificultad a nivel hospitalario», ha dicho.

Remírez ha resaltado que los fallecimientos por Covid en la Comunidad foral respecto a contagiados, «Navarra está en una posición muy baja respecto a otras CCCAA, también en la presión hospitalaria estamos en posición media baja y en nivel medio alto en las UCI», ha expuesto.

Ha confirmado Remírez que el 97% de casos positivos en Navarra son de la variante Ómicron. Y ha detallado que los sanitarios contagiados son 308 personas, «consolidando un punto de inflexión a la baja, pasando de 570 a 458 y a 308».

El portavoz ha destacado la «buena acogida» en el espacio empresarial y sindical del circuito de agilización de bajas y altas laborales en un mismo día, para siete días si hay buena evolución, y con prueba diagnóstica previa supervisada.

Remírez ha insistido en que hay «una monitorización permanente de la situación, con una reducción consolidada de la incidencia y el mantenimiento de la presión asistencial, que continuará en las próximas semanas». Ha apelado así a «la máxima responsabilidad de la ciudadanía en el cumplimiento de las normas preventivas».

Preguntado por si se están desprogramando intervenciones quirúrgicas, ha comentado que son «mínimas» y ha señalado que «la prioridad es la atención hospitalaria, y tanto en el ámbito oncológico como las prioritarias se siguen atendiendo». «Nuestro deseo será volver al máximo grado de normalidad posible cuanto antes», ha dicho.

En cuanto a buscar una fórmula para facilitar las OPE para las enfermeras que continúan trabajando durante la pandemia, Remírez ha dicho que «tenemos que valorar las siguientes oposiciones, no las vigentes que ya tienen las reglas escritas». «De cara a las siguientes, tenemos que poner sobre la mesa, dentro del ámbito de maniobra en el ámbito normativo y con el máximo sindical, para buscar un reconocimiento a los profesionales que han fortalecido más su compromiso con la salud pública», ha expuesto, para comentar que si «logramos un consenso, se dará a conocer».