Quantcast

Oltra afea al PP que «les da igual» la situación de menores tutelados

La vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha reprochado al PP que «les da igual la situación» de los menores protegidos y les ha espetado: «Para ustedes estos niños, que son vulnerables, no son más que un instrumento de un solo uso en su indecente batalla para desgastar al Gobierno y a mí en particular».

Durante su comparecencia en la Diputación Permanente de Les Corts, Oltra ha afeado al PP que «dará igual lo que diga» en la tribuna, ya que «continuarán mintiendo y difamando con verdades a medias, y tergiversando datos». «Les dará igual cuál es la situación de los menores, siempre les ha dado igual», ha remarcado.

Así, les ha criticado por haber pedido una comisión de investigación antes de haber escuchado su comparecencia y ha indicado que los datos que se le han requerido los ofreció el 20 de octubre en una respuesta en la tribuna de Les Corts.

En este sentido, les ha avanzado que «ni sus mentiras ni calumnias podrá variar el sistema de protección a la infancia y la adolescencia» porque «ahora hay transparencia y acceso a toda la documentación». «No quieren la información, quieren titulares tendenciosos para alimentar bulos y ‘fake news'».

Además, les ha preguntado: «¿Por qué han acudido a la Sindicatura de Greuges si no hay ningún agravio?». «¿Cuál es el agravio? ¿Qué derechos se les han vulnerado a ustedes? ¿Qué documentación se les ha ocultado? ¿Qué petición se les ha negado? Ninguna», ha manifestado y ha recordado que esta es la octava ocasión en que comparece por esta cuestión.

175 CASOS

Oltra ha remarcado que los 175 casos de abusos a los que se ha referido el PP (la síndica, María José Catalá, afirmó el 3 de enero que «desde el 20 de junio de 2020 al 20 de junio de 2021 hay 175 menores del sistema de protección de la Generalitat que han sufrido abusos, el 72% de ellas en acogimiento residencial») son en realidad los casos que ha atendido el servicio Saanna, que incluye abusos, sospechas y conductas «observadas como desajustadas a la edad».

Por ello, les ha afeado que hayan convertido «este ejercicio noble de transparencia» de la Generalitat y los profesionales «en un barrizal», «sin importar el mal a la transparencia, al sistema, a los profesionales y a los niños». «No todo vale, señorías, la contienda política tiene unas reglas, el rigor y el respeto».

En concreto, Oltra ha detallado que de las 175 atenciones entre junio de 2020 y junio de 2021, 58 son abusos previos a la tutela, 73 son abusos previos a la tutela que se conocieron una vez la víctima entró en el sistema de protección (lo que se conoce como revelación); 12 atenciones fueron por conductas sexuales inadecuadas a la edad; 10 casos de abusos entre iguales, seis en visitas a familiares y 16 casos de otro tipo. Además, ha remarcado que ninguna ha implicado a profesionales del sistema.

Por tanto, ha garantizado que tanto a ella como a los profesionales les importa «lo que pase a cada uno de los niños» porque tienen «el deber administrativo y la obligación moral» de protegerlos y de ayudar a que sus vidas sean «felices».

Respecto a los servicios, Oltra ha explicado que en 2017 se crearon equipos de intervención en infancia y adolescencia y en 2020 se puso en marcha el Saanna de atención de «posibles sospechas» de abusos, que atiende a menores que o no tenían en vigor una medida de protección o no disponían de un equipo en su localidad. También ha resaltado que los trabajadores de estos equipos han pasado de 175 en 2017 a 297 en 2021.

«Tenemos los mecanismos y las personas formadas para ello», ha defendido, además de remarcar que Saanna atiende tanto a menores acogidos en el sistema por haber sufrido presuntos abusos como otros que una vez dentro «se sienten con la seguridad suficiente» para contar estos hechos. Un proceso de revelación, ha puntualizado, que no es fácil ni rápido porque «algunos no lo revelan nunca o ya cuando son adultos».

LA OPOSICIÓN INSISTE EN EL CASO DE SU EXMARIDO

Como síndica del PP, Mª José Catalá ha asegurado que Oltra «miente» al afirmar que no había protocolos cuando entró en la Conselleria en 2015, ya que «su primera instrucción de 2017 fue la reiteración de una ley en vigor desde el 1996» que ya establecía la comunicación a Fiscalía. Es más, le ha acusado de ir «a rebufo con todas sus instrucciones después del caso de su exmarido» y a Compromís de «cambiar de versión en tres ocasiones».

La ‘popular’ ha retado a Oltra a hacer públicos los datos que «solo tiene» ella, además de asegurar que en la sesión de control del 25 de noviembre ya hizo referencia a los 175 menores y la consellera «no respondió». «¿Ahora se ve acosada por la prensa nacional y hace un informe ad hoc?», le ha preguntado.

De Cs, su portavoz, Ruth Merino, ha criticado que Oltra «vuelve a no reconocer errores ni a asumir responsabilidades» cuando considera que el informe del Síndic «no es la primera alerta de los graves fallos» y que en el caso de su exmarido «la postura de la Conselleria fue desproteger a la víctima».

Por eso ha vuelto a exigir que «debe irse y dejar paso a otra persona», ya que cree que en su intervención ha quedado patente el «hastío y la soledad de quien parece que ha perdido el respeto de propios y ajenos». «Sea coherente con lo que ha sido y exigido y dé un paso al lado antes de que sus compañeros de partido le acaben empujando al ostracismo», ha dicho, y de lo contrario ha reclamado que sea Ximo Puig quien la cese.

Y la síndica de Vox, Ana Vega, ha acusado a Oltra de activar los protocolos «porque le estalló en las manos el caso de su exmarido» y ha asegurado que actualmente es un «fantasma político» y está «mendigando un puestecito en el aquelarre feminazi de Yolanda Díaz».

Por parte del Botànic, la socialista Carmen Martínez ha cuestionado que la oposición no tenga la misma «beligerancia» en casos de menores tutelados en Madrid y ha garantizado a Oltra que tendrá el apoyo del PSPV, mientras Carles Esteve (Compromís) ha rechazado el papel «repugnante» de la oposición por «señalar a los profesionales» e Irene Gómez (UP) ha urgido al PP a no ser «cómplice de la extrema derecha alimentando bulos».

«LA MUJER MÁS INVESTIGADA DE ESPAÑA»

En su réplica a Catalá, Oltra ha insistido en que los datos que mencionó «no son verdad». «Yo no quiero ni transformar en sospecha ni dejar de transformar, yo quiero conocer la realidad y prevenir la violencia contra la infancia no en base a ocurrencias, sino en base a las necesidades y los diagnósticos sociales que hay», ha agregado.

«Ahora piden una comisión de investigación, al final voy a ser la mujer más investigada de España», ha exclamado. «Oigan, pero para investigar hay que leer», ha ironizado, y les ha advertido: «Yo no me voy a arrugar», al tiempo que les ha reprochado que están «denigrando a las personas que día a día se dejan la piel para que estos niños tengan un futuro».

Por su parte, a Merino (Cs) y le ha preguntado cuáles son los «grandes fallos» de los que le ha acusado. «Si una niña va al instituto y alguien le toca el trasero y si la niña vive en una familia, ¿La familia ha fallado? ¿Por qué si pasa cuando la niña vive en una residencia, se dice que ha fallado el sistema?», se ha preguntado, al tiempo que ha manifestado: «¿Es que no queremos ver que hay abusos en esta sociedad?».

A Vega (Vox) le ha espetado que «le interesan poco los niños» y ha agregado: «Dice usted que son sagrados, pero si tienen DNI español». Además, le ha advertido de que «la inmunidad parlamentaria no ampara la calumnia» y le ha dicho: «Me ha acusado de un delito, de tapar los abusos a una menor. Si eso lo dijera un juez, sería en forma de fallo. No voy a tolerarles más que me acusen de un delito que es mentira».