Quantcast

Rocío Flores visita una inmobiliaria tras vivir días complicados

Rocío Flores ha vivido este jueves uno de los días más complicados de su vida. Dando la cara públicamente tras la confirmación de la relación que su padre mantiene con Marta Riesco, la colaboradora se ha sentado en ‘El programa de Ana Rosa‘; destrozada, confesaba que desconocía el romance de Antonio David y la reportera y, sin poder contener las lágrimas, admitía que nunca había perdido la esperanza respecto a una reconciliación entre su progenitor y Olga Moreno.

Precisamente viendo el dolor de Rocío, la ganadora de ‘Supervivientes‘ rompía su silencio después de tres meses y entraba en directo para mostrarle su apoyo, pedir que dejen a la joven al margen de las informaciones relacionadas con ella o con su padre – «ha sufrido mucho en su vida, tiene 25 años y se merece vivir» afirmaba emocionada – y dejarle claro que «siempre serán una familia«, que «todo va a estar bien» y que «van a tirar para adelante«. Abatida, además, Olga aseguraba que ni ella ni Ro conocían la relación de Antonio David y la reportera y, entre lágrimas, revelaba estar «sobrellevándolo«. «Nos ha cogido de sorpresa pero no pasa nada, cada uno sigue su camino y ya está. Yo soy fuerte, mi cabeza está bien y sé que voy a tirar palante«, añadía.

Unas declaraciones que Rocío escuchaba completamente rota minutos antes de que Marta Riesco entrase a plató y, a escasos metros de ella, defendiese tranquila su amor por Antonio David y confesase que, a pesar de estar «conmovida» y «entender su dolor y el de Olga Moreno«, «no se sentía responsable» porque «no era su familia ni su tema«.

Una mañana repleta de emociones y de momentos complicados tras la que Rocío abandonaba las instalaciones de Mediaset y, antes de poner rumbo a Málaga para reencontrarse con su familia, visitaba una inmobiliaria. ¿Buscando piso en la capital? ¿Pensando en invertir la importante cantidad de dinero que ha ganado gracias a su trabajo en televisión y su faceta de influencer en redes sociales?

Con el rostro hinchado por haber llorado la hija de Rocío Carrasco no confirma ni desmiente el motivo de su visita a la inmobiliaria pero, con la voz entrecortada, ha pedido a la prensa que le den un respiro porque han sido días especialmente complicados: «Estoy más tranquila, pero os voy a pedir una cosa aunque sé que es complicado. Necesito que por lo menos hoy me deis un poco de aire este pequeño rato por favor. Luego me voy a ir a Málaga y me hacéis todas las preguntas que queráis, pero ya sabéis cuál es mi respuesta«.

Un silencio absoluto y un «no tengo nada que decir» tanto en Madrid como a su llegada a la ciudad andaluza, evitando pronunciarse sobre las declaraciones de Marta Riesco y dejando en el aire si ha hablado con su padre en las últimas horas o qué pasará en su familia a partir de ahora, ya que la relación de Antonio David y la reportera cambia radicalmente la situación.