Quantcast

Fugas de agua en tu jardín: Cómo identificarlas y solucionarlas

Tienes razones para pensar que se ha producido una fuga de agua en el sistema hidráulico de tu hogar pero no tienes la certeza de dónde ha ocurrido. ¿Sospechas que el problema se encuentra en tu jardín pero no estás seguro? Para comprobarlo lo primero que deberás hacer será descartar que el posible origen se encuentra en el interior de la vivienda. Para ello analízala de forma minuciosa: Revisa la grifería, los desagües y las paredes. ¿No hay indicios de humedades o filtraciones? En ese caso, lo más probable es que tus sospechas se cumplan y se haya producido en tu jardín.

Pero, ¿cómo demostrarlo? A continuación te explicamos cómo puedes identificar el foco del problema y cómo puedes resolver un problema de fugas de agua en tu jardín. ¡Presta atención!

Detección de fugas de agua en tu jardín

Detección visual

Tras la detección del problema en tu jardín deberás tratar de identificar su origen. Aplica estos sencillos métodos de detección para localizar la incidencia y poner en marcha una solución adaptada:

Análisis visual

Acciona tu sistema de riego y presta atención. Si se producen charcos en algunos puntos del entorno lo más probable es que el problema se haya producido en ellos. A veces su formación es sutil y no resulta fácil de detectar. En ese caso, debes echar un vistazo al estado en el que se encuentra la vegetación. Si algunas de tus plantas han perdido vitalidad es probable que cerca de ellas exista un punto anegado. También puede ocurrir lo contrario, que en un entorno predominantemente seco encuentres el crecimiento anormal de alguna de tus plantas. En ese caso es probable que esté expuesta a una mayor cantidad de agua del resto porque ha habido algún tipo de filtración. Para poder percibir estos indicios deberás tener en cuenta la naturaleza de tus plantas, su especie y su tolerancia al agua.

Percepción auditiva

Si la fuga de agua es moderada o intensa lo más probable es que genere algún tipo de sonido al salir al exterior. Aprovecha el momento más silencioso del día y escucha con atención para identificar cualquier tipo de ruido anormal.

Aumento del consumo

Una de las principales consecuencias que se producen a raíz de una fuga de agua es el incremento del consumo. Esto repercute económicamente en tu factura por lo que si llevas un control más o menos preciso podrás detectar los primeros indicios. Si el consumo se ha incrementado abruptamente y no has gastado más agua de lo habitual es muy probable que se haya producido alguna rotura en tu sistema de drenaje.

También puedes recurrir a tu contador y aplicar la prueba del algodón: Cierra todos los grifos y las llaves de paso (incluyendo las válvulas de bola) antes de observar. Si el contador sigue contabilizando un consumo de agua definitivamente hay problemas.

Cómo solucionar una fuga de agua en tu jardín

Llamar a una empresa especialista

Lo más probable es que no cuentes con conocimientos específicos del mundo de la fontanería. Si es así, deberás recurrir a una empresa especializada. Contar con un equipo profesional te ayudará a responder a la gran pregunta: ¿Dónde se encuentra el punto de rotura y qué tipo de soluciones tienes al alcance de tu mano?

En el momento en que se tiene claro que existe una fuga de agua en el jardín no hay que tardar en ponerse en contacto con una empresa especializada en detección de fugas. En poco tiempo acudirán a la llamada profesionales que emplearán tecnologías a su alcance para averiguar el punto exacto en el que está la rotura.

Tecnologías de detección de fugas

Gas trazador

Se trata de una solución compuesta por nitrógeno e hidrógeno. No posee propiedades corrosivas o tóxicas por lo que puedes aplicarlo sin exponerte a riesgos. Su modo de empleo es sencillo: Aplícalo sobre tu red de distribución de tuberías, te será de gran utilidad especialmente en los puntos más inaccesibles.

Geófonos

Es un recurso muy habitual en el campo del mantenimiento profesional. Los géofonos tienen propiedades amplificadoras. Con su aplicación se incrementan los niveles de sonido y vibración que se generan con el flujo de agua hasta hacerlos audibles para el ser humano. Si cuentas con conocimientos puede serte de gran utilidad para identificar el punto de fuga de tu jardín.

Realiza una cata en el suelo

Cuando hayas identificado el foco del problema, deberás hacer un cata del suelo para poder comprobar que efectivamente el problema se encuentra en dicho perímetro. Una vez hecho, un equipo especializado arreglará la incidencia para a continuación cerrar el agujero practicado durante la cata en tu jardín.

Por último, haz algunas comprobaciones

Una vez que se haya implementado la solución deberás asegurarte de que efectivamente el problema ha quedado resuelto. Haz algunos análisis durante los días inmediatamente posteriores. ¿Siguen apareciendo charcos? ¿Los gastos de tu factura han vuelto a estabilizarse?