Quantcast

¡Una de bravas! Aquí tienes las mejores de Madrid

  • Ración por excelencia de Madrid, las patatas bravas son una de las tapas más versátiles de la gastronomía española.
  • Para que no te pierdas nada, aquí te traemos las mejores de la capital.

Una de las raciones por excelencia en Madrid son las patatas bravas. En 1967, el periodista Luis Carandell describió a “las patatas bravas, que en algunos sitios se llaman patatas a lo pobre” como “patatas fritas con salsa picante” en su obra Vivir para Madrid. La ONU, en 2008 reconoció el origen inequívocamente español de este plato.

Aunque tradicionalmente la salsa se ha hecho con pimentón, tomate, cebolla, ajo, agua, aceite, vinagre y sal, actualmente existen numerosas versiones que elevan las patatas bravas a un manjar digno de dioses. Aquí te presentamos las mejores de Madrid:

La Maruca

Bravas
La Maruca

Paco Quirós y Carlos Crespo, artífices del Grupo Cañadío –La Maruca, Cañadío, La Bien Aparecida y La Primera–, trasladaron hace apenas un año y medio la exitosa fórmula de La Maruca Velázquez a la zona norte del Paseo de la Castellana, a ese cogollito entre Concha Espina y Félix Boix que ha sido cuna de muchas de las grandes mesas de la capital, para volver a dotarlo de ambiente y glamour. Pese al momento actual que vive el sector y a que el nuevo local dobla en espacio a su hermano mayor, La Maruca Castellana cuelga siempre el cartel de lleno gracias a un concepto muy actual que se sustenta en una cocina de casa de comidas –rica, casera, muy elaborada y a precios razonables–, una cuidadísima puesta en escena y una interesante parroquia con lo más granado de la sociedad madrileña. 

La identidad cántabra del Grupo Cañadío se refleja en platos como las anchoas de Santoña con pimientos asados, las rabas de Santander, la terrina de foie con sobao pasiego, los huevos rotos con picadillo de Potes, el cocido lebaniego, la fideuá negra de cachón o los callos a la montañesa. Entre sus opciones de picoteo son célebres la ensaladilla rusa con anchoa, las bravas, las croquetas de carne de cocido y los buñuelos de brandada de bacalao en tempura.