Quantcast

6 de enero, el día más esperado por los niños, se celebra la Epifanía del Señor

En este marcado día, donde todos estamos esperando la cabalgata de los reyes y la llegada de los regalos se conmemora la adoración rendida por los tres Reyes Magos venidos del Oriente al Niño Jesús en el pesebre, con presentes de incienso, oro y mirra. Y este es el motivo por el que, cada 6 de enero, se celebra en España la Lotería del Niño, con imágenes alusivas a tan señalada ocasión.

La Epifanía del Señor

La Epifanía del Señor

Este día no sólo las mujeres que han sido bautizadas con el nombre de Epifanía celebran su onomástico, que en España, según el Instituto Nacional de Estadística son más de 1.000, sino que también lo celebran todas aquellas que fueron bautizadas con el nombre de Reyes, que son muchas más, alrededor de 5.600, y es posible que este nombre sea el más popular por tratarse del día de Reyes. La costumbre muy arraigada es que el día 6 de enero hay que levantarse muy temprano, porque es el día en que los peques corren desde la cama a abrir sus regalos, pero también tiene un significado profundamente religioso, porque la Iglesia Católica celebra la Epifanía del Señor, esto es, las tres manifestaciones por las que Jesús se da a conocer como el salvador. Ellas son la epifanía que se produjo ante los Reyes Magos, la epifanía de San Juan Bautista en el río Jordán, y la epifanía que se produjo frente a sus discípulos, dando comienzo a lo que se ha llamado su vida pública, comenzando con el milagro de Canaán, aunque, por supuesto, la que más se recuerda en esta fecha es la que se refiere a los Reyes Magos, que aparece relatada en el Evangelio de Mateo, que es la única que coincide con el día 6 de enero.

Esta epifanía es muy especial, porque es el momento en el que Jesús se revela como el salvador ante los paganos, quienes no fueron otros que tres poderosos Reyes Magos venidos del oriente del mar Mediterráneo, quienes según cuentan las escrituras, mantenían alguna clase de comunicación con Dios e interpretaron las señales que los guiaron hasta Belén, no sin antes visitar al Rey Herodes el Grande, quien informado por estos reyes del nacimiento del rey de los judíos, ordenó días antes la masacre de los santos inocentes.

En cuanto a la segunda epifanía, la de San Juan Bautista, tuvo lugar a orillas del río Jordán, cuando San Juan reconoce a Jesús como el salvador y lo bautiza. Por lo que respecta a la tercera epifanía, esta se produjo cuando en Canaán, a petición de la Virgen María, Jesús convierte el agua en vino en momentos en que se estaba celebrando una boda, y se trata de una de las imágenes más representadas artísticamente, comenzando allí lo que se llama su vida pública, porque este milagro fue atestiguado por los discípulos de Jesús. En el Evangelio según Juan se cuenta que este milagro tuvo lugar el segundo domingo del año.

Así que, no sólo se trata de la llegada de los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltazar, al establo en el que se encontraba el pesebre en el que descansaba el niño Jesús, sino que también se celebran dos hitos muy importantes para toda la cristiandad, que son prácticamente conocidos por todos los creyentes, no obstante, en este tan señalado día, también se celebra la vida y la obra de otros santos y beatos, que son San Andrés Corsini, San Carlos de Seze, San Féliz obispo de Nantes, San Juan de Ribera, San Pedro Tomás, Santa Rafaela María del Sagrado Corazón, Beato Andrés Bessette y Beato Macario abad