Quantcast

El auge de la tapicería de muebles

La tapicería de mobiliario es un arte que viene de antiguo y, que tras una época caída en desuso por las modas, hoy en día está de nuevo en auge gracias a la modernización de los medios, los materiales y de los maestros tapiceros.

Esto lo podemos comprobar en el servicio de tapicería en Madrid en cuyo trabajo se unen maestría, imaginación y creatividad al renovar sillas, sillones y butacas dejándolas como si de un catálogo de muebles de lujo se tratara.

¿Por qué recurrir al tapizado de muebles?

Quizás la primera respuesta que se venga a la mente es porque quizás pueda resultar más económico que comprar uno nuevo, lo cual no dejando de ser cierto, no es ni el único motivo ni el principal.

Tapizado por desgaste o uso

Cuando se tiene un conjunto de muebles cuyo entelado ha perdido sus colores o texturas originales por el uso o el cuidado incorrecto lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que igualar todas las piezas para que sigan aportando confort a la estancia que ocupen.

Esto no supone ningún problema para un servicio de tapicería, ya que saben devolver a su ser los muebles antes de tapizarlos y que no queden ni abolladuras ni tiranteces. El principal problema puede ser el desaprovechar piezas cuyo tapizado esté intacto.

En estos casos hay que contar con la opinión del experto porque en muchas ocasiones se pueden reformar las piezas más dañadas y que no desentonen con las que se puedan conservar, o lo que es lo mismo, ahorrar sin escatimar en buen gusto.

Otros motivos para tapizar

Estos obedecen por lo general a la voluntad de darles un cambio radical y que se adapten a nuestro gusto o bien porque retapizados aumentan el valor que tiene de por sí.

Hay muchos muebles que pasan de generación en generación porque están realizados con maderas nobles, u otros materiales de valor, que llega un momento que o no se sabe dónde ponerlos o no pegan ya con nada.

En estos casos una tapicería nueva hace el milagro de o bien adaptarlos a los gustos de cada uno y que sigan siendo útiles, o bien de venderlos por un precio más alto del que tendrían con el tapizado ajado y estropeado.

Antes de decidir la conveniencia de tapizar es interesante contar con el asesoramiento de un tapicero que indique si es necesario además ejecutar otros trabajos, como rellenos, y que lo haga in situ, ya que el traslado de muebles siempre es un inconveniente. Además, es importante tener un presupuesto que incluya, por partidas, todo y así no que no haya sorpresas de última hora.

Elegir un buen servicio de tapizado al que acompañen materiales de calidad es una garantía de que esos muebles que deseamos recuperar lo hagan en todo su esplendor y sin arriesgarnos a que sufran daños en su estructura o superficie. Renovar tapizando es la clave para no perder ni funcionalidad ni estética en el mobiliario.