Quantcast

Prisión sin fianza para vecina de Cortegada por supuesto homicidio de un hombre que conoció por Internet

La jueza del Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribadavia ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para la vecina de Cortegada (Ourense), investigada por un delito de homicidio.

Este jueves, la mujer, de 26 años de edad, se ha acogido a su derecho a no declarar, a pesar de que el pasado miércoles confesó, voluntariamente, haber asesinado a un hombre que posteriormente calcinó y enterró.

La mujer estaba siendo investigada tras haber afirmado en una consulta de psiquiatría, en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO), que había quemado el cadáver de un hombre al que había conocido a través de Internet.

La confesión se produjo voluntariamente ante la jueza y la secretaria judicial en la finca de la aldea de Os Rabiños, en donde se estaba produciendo un nuevo registro después de que a última hora de la tarde del martes se encontrase un pie.

La mujer, a tratamiento psicológico, había mantenido en todo momento que solo se había desecho del cuerpo. Explicó, en su consulta médica, que encontró al hombre muerto en su casa y que, debido a los nervios, decidió, con el fin de ocultarlo, quemar su cadáver y enterrar parte de los restos mientras que otra parte los habría lanzado al río.

El miércoles su abogado le había aconsejado no declarar, sin embargo, pidió hablar con la jueza y fue ahí cuando confesó lo sucedido: lo drogó y lo asfixió con una almohada antes de calcinarlo.

PASE A DISPOSICIÓN JUDICIAL

La declaración estaba a la espera de ser ratificada este jueves en el Juzgado de Primera Instancia de Ribadavia, por el momento el encargado del caso, pero la detenida se ha acogido a su derecho a no declarar.

Fiscalía ha solicitado prisión comunicada sin fianza por riesgo de fuga y que pueda manipular pruebas dado que continúan las labores de rastreo. La jueza ha decretado el ingreso en prisión para la joven, que entrará en el centro penitenciario de Pereiro de Aguiar esta misma tarde de jueves.

INVESTIGACIÓN

Con todo, continúan las labores de búsqueda de los restos del cadáver y también del teléfono móvil de la víctima, que la detenida confesó haber lanzado al río.

Así pues, los registros se centran en los puntos marcados por la propia detenida, que se mostró «colaboradora» con la Guardia Civil y trasladó las zonas donde recordaba haber enterrado los restos, en donde se han encontrado un pie y una mano.

En concreto, la búsqueda prosigue en las fincas aledañas a la vivienda, donde la víctima llegó a convivir con la detenida durante tres días después de desplazarse desde Cataluña, y en el embalse de Frieira, entre el ayuntamiento ourensano de Cortegada y el pontevedrés de Crecente.

La víctima es un varón catalán que la detenida había conocido por Internet y que se había desplazado hasta Cortegada para mantener una relación.

Lo sucedido se remonta al pasado mes de agosto, aunque no fue hasta esta semana cuando la mujer reconoció, en un principio, haber quemado un cadáver ante su psiquiatra.

Por ello, se activó el protocolo para estas situaciones. La Guardia Civil, con sus unidades judiciales y criminalísticas y con la colaboración de perros adiestrados, acudieron al lugar de los hechos con la detenida para realizar una inspección y tratar de encontrar restos humanos.

Desde que le trasladó a su médico la quema de un cadáver, se comenzó la investigación por homicidio, hasta el momento las pesquisas eran por un ciudadano desaparecido, ya que la madre de este había denunciado su desaparición en Cataluña el pasado 27 de agosto.

Era la principal sospechosa porque la policía catalana descubrió el desplazamiento del hombre hasta la provincia de Ourense y, a partir de ahí, se estudiaron las ubicaciones del teléfono móvil que lo situaron en la vivienda de la mujer, donde se había perdido su señal y donde había sido visto con ella. Está siendo investigada por homicidio.