Quantcast

Ribera atribuye el nuevo récord de la luz a la mayor demanda de Francia por el cierre de sus nucleares

La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha explicado este miércoles en el Congreso de los Diputados el nuevo récord en el precio de la electricidad por la mayor demanda desde Francia, debido al cierre de parte de la capacidad de sus centrales nucleares.

Así lo ha manifestado en una interpelación urgente dirigida por EH-Bildu en la sesión de control al Gobierno en la Cámara Baja, que ha coincidido con la publicación de un nuevo récord para mañana jueves de 383,67 euros el MWh en los registros del mercado mayorista.

Desde el pasado 15 de diciembre el mercado mayorista ha registrado los días más caros de la historia, desde los 291,73 euros/MWh de ese día hasta los 383,67 euros/MWh ocho días después, un registro ocho veces más caro que hace un año, cuando el mercado mayorista marcaba un precio, a 23 de diciembre de 2020, de 46,3 euros/MWh.

«LAS PERSPECTIVAS NO SON TRANQUILIZADORAS»

En su intervención, Ribera ha señalado que el récord de este miércoles «lamentablemente será superado como consecuencia del incremento de la demanda de electricidad que Francia está necesitando, dado el cierre de un tercio de su capacidad de generación por razones de seguridad en cuanto de sus centrales nucleares».

Esto implica, ha explicado, que se vaya a exportar «el máximo de electricidad» posible en las interconexiones con el país vecino, «impactando por tanto en el precio del mercado mayorista español y en la demanda de gas natural».

Todo ello dentro de una «subida abrupta, continua y sin precedentes» del precio de la electricidad, ante la cual las perspectivas, ha lamentado, «no son nada tranquilizadoras», por el abastecimiento de gas desde Rusia o las necesidades de suministro de Francia, lo que se suma a un diseño de mercado que, ha dicho, «no está preparado para afrontar los desafíos de transformación».

Y es que por su diseño marginalista el precio de la tecnología más cara acaba marcando el coste de todas las demás, independientemente del coste que tengan. En este caso, la tecnología más cara, el gas, supera los 160 euros/MWh cuando la Agencia Internacional de la Energía en agosto, en plena escalada de este recurso, estimaba que no alcanzaría los 60 euros/MWh, ha dicho, y cada euro/MWh que se produzca se traduce en el doble en los mercados mayoristas.

BILDU: «ES HORA DE PONERSE FIRMES CON EL OLIGOPOLIO»

Ribera ha realizado estas afirmaciones durante la interpelación dirigida por el portavoz económico de EH-Bildu, Oskar Matute, que ha reconocido los «esfuerzos» del Gobierno por contener la subida en la factura, a través de rebaja en los impuestos y los cargos, pero ha señalado que «no es suficiente» ni basta para garantizar «condiciones de vida dignas y adecuadas» a la ciudadanía.

Así, ha destacado cómo estas medidas suponen rebajas en los ingresos del Estado, sin «ninguna contrapartida» o «esfuerzo solidario por las grandes empresas» energéticas que, ante el recorte de ingresos después suavizado, realizaron «amenazas directas» y, ha dicho, a través de los partidos de la derecha, «sus testaferros políticos» en el Congreso.

«Es momento de ponerse firmes con el oligopolio», ha reivindicado Matute, denunciando cómo en esta crisis Iberdrola ha sumado al exsocialista Antonio Miguel Carmona y a la exministra ‘popular’ Isabel García Tejerina como nuevos altos cargos al tiempo que acumula millonarios beneficios –3.611 millones en 2020 y previsión de 3.800 millones en 2021– y, junto a otras empresas del sector, han iniciado una campaña de envío prematuro de facturas para «sembrar el temor» y buscar la captación de clientes del mercado regulado.

CREE QUE HAY QUE «TOCAR PRIVILEGIOS» Y APOSTAR POR GESTIÓN PÚBLICA

Recordando que Pablo Casado llegó a decir en un foro con representantes de estas empresas que con su política se «conformaba» con «no molestar», Matute ha pedido al Gobierno de coalición «tocar los privilegios» de los gigantes energéticos, endurecer las sanciones ante posibles manipulaciones del mercado, condicionar al cumplimiento de la ley los pluses en los sueldos de sus directivos e impulsar una intervención pública en el sector.

Instando a la vicepresidenta tercera a iniciar el camino con una empresa pública que recupere instalaciones de generación hidroeléctrica, Matute ha defendido que la transición energética debe de ser «planificada, justa y democrática», a través de «la recuperación integral de la generación, transmisión y gestión de la energía», y así «abandonar el dogma del mercado».

RIBERA LAMENTA LA RESISTENCIA DE LA UE A ADOPTAR MEDIDAS

En su réplica, Ribera ha subrayado la necesidad de que los cambios en el marco regulatorio que afecten al funcionamiento del mercado deben ser a nivel comunitario, reconociendo que España ha trasladado propuestas pero que también otros gobiernos europeos, que representan el 45% de la población de la UE, han pedido alternativas,

«No estamos solos. Europa es compleja, va a su ritmo, mucho más lento de lo que nos gustaría a veces, pero no estamos solos», ha dicho la vicepresidenta tercera, reconociendo que la propuesta para compras centralizadas de gas o contar con reservas estratégicas sí avanza, si bien existe «todavía mucho margen» para abordar las limitaciones del funcionamiento del mercado. Y es que ha lamentado la resistencia de la UE para adoptar medidas: «No se puede mantener una posición muda como la que le está costando cambiar a la UE», ha dicho.

Asimismo, ha concedido que «no basta» con las medidas fiscales y el traspaso de cargos al contribuyente, que es necesario «trabajar a fondo para transformar el sistema energético» y propiciar «un reparto equitativo de los costes»: «No puede ser que con este nivel de esfuerzo, de penetración de energías con costes baratos, estemos sufriendo estos precios», ha insistido.

Ribera ha concedido que las competencias en energía «no son pacíficas», pero ha defendido que el coste de esta coyuntura, igual que de la transición energética, debe de estar «razonablemente repartido»: «No puede ser que estemos en las maduras y no en las duras», ha aseverado la vicepresidenta tercera, rechazando en todo momento los precios alcanzados en estos días por los mercados mayoristas.