Quantcast

Cruz Roja se prepara para atender a las personas afectadas por los efectos negativos del frío en Madrid

Cruz Roja se prepara para atender a las personas afectadas por los efectos negativos del frío en la Comunidad de Madrid a través de respuestas específicas desde diferentes áreas de intervención, como son el Proyecto Integral a Personas Sin Hogar y los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE), preparados para cualquier incidencia meteorológica.

Las olas de frío y de calor son especialmente sufridas por las personas más vulnerables, sin embargo, las de frío causan mayor mortalidad al disminuir defensas y favorecer las enfermedades respiratorias. Con la bajada de temperaturas, las personas sin hogar sufren de forma acusada las consecuencias.

Para prevenir esta situación, Cruz Roja en la Comunidad de Madrid, reforzará respuestas y recursos a través de su Proyecto Integral a Personas Sin Hogar que está presente en Alcorcón, Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, Getafe, Leganés y Parla.

El proyecto tiene como finalidad primordial dar una atención integral a las personas que se encuentran en situación de calle. Las respuestas que ofrece la organización contemplan una atención individual y adaptada a las necesidades de cada persona, al tiempo que facilita alternativas que permitan disminuir su estancia en la calle.

En lo que llevamos de año, Cruz Roja en la Comunidad de Madrid ha atendido a cerca de 300 personas sin hogar gracias a la labor de más de 90 personas voluntarias que, con su implicación, contribuyen a facilitar recursos y herramientas para que estas personas puedan volver a participar social, laboral y culturalmente en la comunidad.

EQUIPOS DE RESPUESTA INMEDIATA

Los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) también actúan para dar respuesta y superar cualquier situación que ponga en peligro la vida de las personas. Así, estos equipos se encuentran preparados para atender a las personas que se vean afectadas por cualquier incidencia meteorológica en la región.

Apoyo en albergues, rescate de personas atrapadas por el temporal o las llamadas informativas con consejos frente al frío para las personas vulnerables son algunas de las acciones que está llevando a cabo Cruz Roja en la región con la bajada de temperaturas y el comienzo de las nevadas.

Cruz Roja ha puesto a disposición de la Comunidad de Madrid cinco Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias entre los que se encuentran: Albergue Provisional, Comunicaciones, Búsqueda y Salvamento terrestre, Intervención Psicosocial y Asistencia Sanitaria. Para ello, los ERIES cuentan con la participación de 600 personas voluntarias y 13 vehículos. Uno de ellos es una ambulancia 4×4 capacitada para dar respuesta en caso de inclemencias climáticas.

Además, la Organización ofrece material para poder albergar y dar respuesta a personas en caso de necesidad. Algunos de los recursos que se ponen a disposición de las personas que lo necesiten son kits de invierno como mantas y camas y kits de higiene y alimentación, entre otros.

‘YO ME PROTEJO’

Enmarcada en el proyecto ‘Promoción de hábitos saludables antes las olas de frío’, los consejos de la campaña ‘Yo me protejo’ vuelve a recordar sencillos hábitos que ayudarán a prevenir o reducir el impacto negativo de las bajas temperaturas en la salud. «Un año más, y debido a la situación de riesgo sanitario derivado de la Covid-19, vuelve a ser más importante que nunca protegerse del frío y la gripe estacional», recuerda Carmen Martín, directora del área de Salud.

Para este año, la organización espera hacer seguimiento y contactar telefónicamente con más de 3.600 personas en la región. Para ello, contará con la implicación de nueve asambleas locales entre las que se encuentran Leganés, Pinto, Alcorcón, San Lorenzo del Escorial, Navalcarnero, Aranjuez, Corredor Sur, la Sierra Norte y Madrid.

En toda España, durante el último año Cruz Roja informó y atendió a más de 15.600 personas, que fueron sensibilizadas mediante llamadas telefónicas, necesitaron de acompañamientos o movilizaciones a centros sanitarios, entrega de alimentos o pago de suministros, entre otras actuaciones.

RECOMENDACIONES

Entre las recomendaciones, Cruz Roja Madrid pide beber líquidos calientes y azucarados, siempre que no exista contraindicación médica; evitar el consumo de alcohol, ya que disminuye la sensación de frío; y mantener una alimentación equilibrada, elige frutas, verduras y hortalizas de temporada.

También hay que proteger la cabeza, manos y pies, así como otras zonas del cuerpo más sensibles al frío (mejillas, nariz, orejas*).Usa ropa ligera y que transpire. Es preferible llevar varias prendas ligeras superpuestas que una sola de tejido grueso.

La entidad aconseja las actividades en el exterior sobre todo una vez que se haya ido el sol. Si hay que permanecer en el exterior, procurar resguardarse del frío y la humedad en un lugar cerrado. Si hay que hacer actividades en el exterior durante las horas de más frío (una vez oscurecido) no hay que olvidarse de abrigarse, sobre todo las extremidades, usando gorro, guantes, etc. y evitar la entrada de aire frío en los pulmones.

En visitas a la montaña, hay que ponerse vestimenta que proteja del viento y resista el agua, evitar prendas que puedan afectar a la circulación, no caminar sobre hielo, procurar no mojarse y elegir alimentos ricos en hidratos de carbono. No se debe transitar por las zonas de umbría para evitar pisar sobre zonas heladas.

Para las personas mayores de 65 años, hay que aprovechar las horas centrales del día para caminar, con un calzado antideslizante y ropa de abrigo.

En el hogar, Cruz Roja Madrid recomienda permanecer en las estancias donde haya algún foco de calor (radiador, estufa…) o donde se puede abrigar. Si se usan braseros de carbón o fuegos, recuerdan que dejar entrar el aire de cuando en cuando, para no correr riesgo de asfixia.Se debe ventilar la casa dos veces al día, 15 minutos cada una de las veces, para asegurarte de la renovación del aire.

Aconsejan apagar las estufas eléctricas y de gas durante la noche y revisar los tejados y bajadas de agua, los cierres de las ventanas y las puertas en contacto con el exterior. En la casa hay que contar con velas, linternas con pilas de repuesto, estufa y cocina de camping.