Quantcast

Igualdad contabilizará también los feminicidios familiares, sexuales, sociales y vicarios a partir de 2022

El Ministerio de Igualdad dejará de contabilizar únicamente los asesinatos machistas en el ámbito de la pareja o expareja y, a partir de enero de 2022, añadirá a las estadísticas oficiales los feminicidios familiares, sexuales, sociales y vicarios.

España se convierte así, según ha explicado la ministra de Igualdad, Irene Montero, en rueda de prensa, en «el primer país de Europa en contabilizar de forma oficial» en las «estadísticas gubernamentales» los feminicidios que se cometen en el país.

El objetivo, ha señalado, es «detectar el alcance» de «la forma más extrema de violencia» que se ejerce contra la mujer, el asesinato, e «identificar las políticas de prevención, detección precoz, erradicación y reparación» ante esta lacra.

De este modo, a la categoría de feminicidio en el ámbito de la pareja o expareja, que incluye la violencia recogida en la actual Ley contra esta lacra, y de la que se llevan recopilando datos desde 2003, se unen ahora los feminicidios familiares, sexuales, sociales y vicarios.

Fuentes de Igualdad han explicado que en la categoría de familiares se incluirán aquellos crímenes perpetrados por razón de género por hombres de su entorno, como hermanos, padres o tíos. En este caso, se distinguirá entre feminicidio familiar general (consanguinidad o afinidad) o por crimen de honor (debido a la creencia de que la mujer habría causado desprestigio a la familia).

En todos estos casos, han explicado las mismas fuentes, se siguen criterios internacionales en esta materia.

TAMBIÉN TRATA, MUTILACIÓN GENITAL O MATRIMONIO FORZOSO

En cuanto al feminicidio sexual, contabilizará a aquellas mujeres asesinadas por un hombre sin relación familiar o de pareja vinculado a las violencias sexuales incluidas en la ley conocida como ‘solo sí es sí’, es decir, agresiones sexuales, mutilación genital femenina, matrimonio forzoso o situaciones relacionadas con la trata con fines de explotación sexual, la explotación sexual o la prostitución.

Por otra parte, se tendrán estadísticas de los asesinatos de mujeres o hijos menores por parte de un hombre como instrumento para causar daño o perjuicio a otra mujer y se dividirán también dependiendo de si el hombre tenía una relación de pareja o expareja con la víctima o no.

A pesar de la existencia de esta nueva categoría, Igualdad ha explicado que mantendrá los datos de menores asesinados por violencia de género que se vienen registrando desde 2013, para no perder el histórico en esta materia.

Y finalmente, los datos del Ministerio recogerán la categoría de feminicidio social, en el que se incluyen aquellos asesinatos a mujeres por hombres sin relación de pareja o familiar, es decir, un desconocido, un compañero de trabajo, un vecino, un amigo o un empleador.

CONTEXTUALIZACIÓN

Fuentes de Igualdad han explicado que, detrás de estos elementos está la contextualización, especialmente en esta última categoría más abierta. Así, no contaría un asesinato a una mujer por el simple hecho de que la ha asesinado un hombre o ante, por ejemplo, un robo; sino que se analizará la situación para determinar si existe componente de género en el suceso.

La ministra ha apuntado que con esta iniciativa se cumple tanto con el Convenio de Estambul como con el Pacto de Estado contra la violencia de género firmado en 2017. «Lo que no se nombra no existe», ha recordado Montero para poner en valor estas nuevas estadísticas.

Las fuentes del Ministerio de Igualdad han explicado que aunque los datos se comiencen a recopilar con el inicido de 2022, los primeros resultados no se conocerán hasta más adelante y han hablado de meses. Aunque no descartan que con el tiempo se puedan realizar actualizaciones mensuales, como ahora ocurre con la violencia de género, señalan que primero tiene que haber unos plazos para que la maquinaria de esta nueva iniciativa pueda trabajar.