Quantcast

Andalucía pedirá en Conferencia de Presidentes Ley de pandemia y fondo Covid

El Gobierno andaluz afrontará la reunión telemática de la Conferencia de Presidentes que se celebrará este miércoles con una doble exigencia ante la gestión de la pandemia de coronavirus: la elaboración de una Ley de Pandemia, que sirva de marco legal para el conjunto de las comunidades autónomas, y que el Estado vuelva a destinar en 2022 dinero para el llamado Fondo Covid.

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, ha dado cuenta de estos planteamientos durante una atención a medios en Sevilla antes del acto de entrega de los XVI Premios Andalucía sobre Migraciones.

Bendodo, quien ha apuntado que el ánimo, ante la Conferencia de Presidentes, cuya convocatoria anunció este domingo, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, es «expectante», ha apuntado seguidamente las peticiones de Andalucía, que ha encaminado a reclamar «una Ley de Pandemia urgente, cuanto antes» con el convencimiento de que «no puede haber 17 formas de gestionar la crisis sanitaria, la pandemia, la campaña de vacunación» y evitar consecuentemente que las comunidades se vean obligadas a «judicializar las decisiones sanitarias, a acudir a los tribunales para validar las medidas».

El siguiente objetivo del Gobierno andaluz es contar con el Fondo Covid de que han dispuesto las comunidades, desechado por el Gobierno para 2022, por cuanto Bendodo ha esgrimido que el gasto ocasionado por Fondo Covid tiene, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), un 40% de gasto estrucural, de manera que ha instado a «retomar esa posibilidad de que el Estado vuelva a mandar los fondos necesarios a las comunidades autónomas para luchar contra la sexta ola».

Cuestionado por la adopción de nuevas medidas de restricciones por el avance de la sexta ola de la pandemia de coronavirus, el consejero de la Presidencia ha considerado en primer lugar que «vamos a esperar la Conferencia de Presidentes a las propuestas del Estado, está por ver» y considerar seguidamente que «aunque se está multiplicando los contagios en la sexta ola no se está traduciendo en presión hospitalaria», ya que ha esgrimido que la sanidad andaluza tiene «suficiente músculo, fuerza, para afrontar la sexta ola», planteamiento que ha sustentado en el dato de que en estos momentos «hay algo más de 500 personas ingresadas», cifra que ha contrapuesto a que «en el peor momento de la pandemia hemos llegado a tener 5.000».

«Crece, pero no se dispara la evolución de ómicron», ha apostillado Bendodo, quien ha desechado el argumento de que las peores cifras de la pandemia llegarán tras la finalización de la Navidad con la idea de que «es aventurarse» acerca de «la incidencia y letalidad de ómicron» y apelar entonces a que son «momentos de responsabilidad y de sentido común».

«PEQUEÑO GESTO DE RESPONSABILIDAD PARA EVITAR GRANDES MEDIDAS»

Con la referencia de que la vacunación de los menores de 12 años «va muy bien», Bendodo ha sostenido que «Andalucía es la Comunidad Autónoma más concienciada con la vacunación», para recordar que «lo fue de adultos y lo es en los niños», así como que «España es el país con mayor porcentaje de vacunación de la zona Euro».

Bendodo ha hecho «un llamamiento a la responsabilidad» de la población por cuanto ha considerado que «un pequeño gesto personal de responsabilidad puede evitar grandes medidas que afectan a todos», en referencia a las restricciones de aforo o de horario, por lo que ha defendido que el Gobierno andaluz «vamos a potenciar, a incentivar ese ejercicio de responsabilidad indivual», en referencia a medidas como la mascarilla, lavarse las manos, o reuniones sociales con el menor número de asistentes posibles».

El consejero de la Presidencia ha subrayado que con la petición de exigencia del pasaporte Covid para el acceso al interior de establecimientos de restauración y de ocio nocturno, que ha entrado en vigor este lunes, «conseguimos dos cosas: que en los establecimientos de ocio estemos seguros y un efecto llamada para que los andaluces mayores de 12 años se vacunen, que es la única herramienta que tenemos para que no se llenen los hospitales ni las UCI, la vacunación».