Quantcast

Planificar un viaje aprovechando la tecnología

La forma de viajar ha cambiado de forma radical en los últimos años. La aparición de los teléfonos inteligentes ha hecho que los turistas destierren mapas y planos para apostar por GPS y App de turismo. Y no solo eso: son muchas las cosas que se han modificado, desde la propia organización de la escapada hasta el modo de hacer el check-in en los aviones.

Una de las principales cosas que ha venido a revolucionar la forma de viajar es Internet. La existencia de webs como Womondoo, un buscador de actividades y tours online, hace que se pueda acceder a todo tipo de excursiones, free tours y experiencias en cualquier lugar del mundo.

Este simple gesto ya cambia de manera total el viaje: los turistas tienen la posibilidad de saber con mucha antelación cómo organizar sus días en la ciudad de destino, qué van a hacer, disponer de horarios y entradas… Esto da una seguridad extra que hace que la experiencia sea mucho más positiva.

Planificar un viaje es ahora mucho más sencillo que nunca: con un portátil o un teléfono móvil, conexión a Internet y el conocimiento de las webs y aplicaciones adecuadas todo está a golpe de clic.

Beneficios de la planificación del viaje

Mucha gente dice que hacer una planificación de viaje online le resta algo de magia a la aventura. Pero esto no tiene por qué ser así: el hecho de llevar algunas excursiones y experiencias contratadas de antemano, de hecho, tiene muchos beneficios que hay que tener en cuenta.

Ahorro de dinero

Muchas webs de viajes, páginas de museos, etc. ofrecen descuentos especiales a las personas que hacen reserva o compra de entradas online con antelación. Para ellos, es una forma de asegurarse un público mínimo cada día, y por eso se pueden permitir rebajar los precios a través de la web.

Por tanto, planificar el viaje online ya tiene una repercusión muy positiva para el bolsillo: este dinero que no se gasta se puede invertir en el siguiente viaje, ahorrar o aprovecharlo para darse un homenaje culinario en la ciudad de destino.

Sin puertas cerradas

Algunas atracciones turísticas (pensamos en la Alhambra, por ejemplo, o en la iglesia que guarda los frescos de la última cena de Da Vinci) tienen unas larguísimas colas para entrar.

Esto descarta la posibilidad de llegar a las puertas del sitio y lograr entrada: hay que acudir con excursiones cerradas o a través de la compra de entradas, algo que solo es posible si se ha apostado por planificar el viaje.

Por tanto, no resta a la aventura, sino que, en este tipo de casos concretos, suma: permite acceder a sitios que, improvisando, sería imposible.

Saber dónde estás

El uso de la tecnología, a través de aplicaciones como el GPS, los mapas interactivos del metro, etc. son hoy en día esenciales para no perderse en las ciudad y, por tanto, no perder tiempo en desplazarse de un lugar a otro o acabar en una punta de la ciudad no demasiado recomendable.

Estas tres son solo algunas de las principales ventajas del uso de la tecnología y de planificar un viaje online antes de partir hacia el destino. El uso recomendado de webs, buscador de actividades y tours, y cualquier otra herramienta que pueda mejorar la experiencia es, por tanto, algo más que recomendado.