Quantcast

Vox no sumará apoyos en el Parlamento a su proposición de Ley de Concordia para derogar la Ley andaluza de Memoria

Vox no sumará el apoyo de más grupos parlamentarios a la proposición de Ley de Concordia entre Españoles que defenderá este miércoles en el Pleno del Parlamento y que plantea derogar la actual Ley de Memoria Democrática de Andalucía aprobada en 2017 sin votos en contra.

Tras el rechazo a la norma ya expresado días atrás por los grupos de PSOE-A, Unidas Podemos por Andalucía y los diputados no adscritos vinculados a Adelante Andalucía, el portavoz del PP-A, José Antonio Nieto, ha anunciado este miércoles que su grupo se abstendrá en el debate de la proposición de Ley de Concordia de Vox, mientras que su homóloga de Cs, Teresa Pardo, ha avanzado que la formación naranja «no va a apoyar» el texto.

En rueda de prensa, Nieto ha considerado «necesaria una Ley de Concordia» para matizar seguidamente que «no vale lo que ha hecho Vox, que es hacer lo mismo que criticamos» y ha abogado por buscar en el siguiente periodo el momento de afrontar el debate sobre «la necesidad de la Ley de Concordia», que ha presentado como un instrumento para «la superación definitiva de la confrontación» entre españoles, que sí aprecia en la actual Ley de Memoria Democrática.

«Eso que plantea Vox creo que no lo comparten ni siquiera los votantes de Vox», ha afirmado Nieto, quien ha explicado que su grupo tiene redactado un texto propio sobre la Ley de Concordia.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de Cs, Teresa Pardo, ha subrayado que «un tema tan sensible necesita de diálogo, consenso y generosidad de todos los partidos» y ha puesto como ejemplo la búsqueda de acuerdo realizada por su grupo y por la Consejería de Igualdad para sacar adelante la Ley de Infancia.

«No vamos a aceptar ninguna imposición de Vox. No la vamos a apoyar y quiero que quede claro», ha zanjado Pardo.

EL TEXTO DE VOX

Vox defiende que su proposición de Ley de Concordia entre españoles, que da cumplimiento a uno de los puntos del acuerdo de investidura suscrito con el PP-A, tiene como objetivo «recuperar el espíritu de concordia que permitió la reconciliación entre españoles y acabar con el sectarismo de la Ley de Memoria Histórica que promueve el odio y el enfrentamiento entre españoles».

Para ello, el texto que presenta Vox apuesta por regular las políticas públicas encaminadas a conseguir el reconocimiento por parte de las administraciones y de la sociedad en su conjunto, de todas las personas que sufrieron persecución con motivo de sus ideas políticas, creencias religiosas o cualquier otra circunstancia personal, así como velar por la difusión de las ideas de concordia, justicia y reparación.

En concreto, la proposición de Ley pide «el reconocimiento debido a todos los caídos en la Guerra Civil, cualesquiera fueran los motivos que les llevaron a participar en el conflicto y con independencia del bando en el que lucharan, sin que sean objeto de discriminación y así rendirles los merecidos honores y cerrar definitivamente las heridas abiertas por el conflicto fratricida, logrando la ansiada reconciliación».

Así, el texto propone «considerar víctimas todas aquellas personas que con motivo de la Guerra Civil hayan desaparecido o sea incierto su destino o la sepultura de sus restos». Igualmente recoge una serie de derechos, como el de conocer dónde se encuentran las personas desaparecidas durante la contienda, a la máxima imparcialidad y neutralidad de las Administraciones Públicas en escuelas, universidades y medios de comunicación públicos y privados sujetos a concesión administrativa y el derecho a reparación plena para todas las víctimas.