UP pide cambiar la Constitución porque permite a la Monarquía ser un «mecanismo perfecto para la corrupción»

Unidas Podemos ha recalcado que la decisión de la Fiscalía suiza de archivar el caso de la donación de 65 millones de euros de Juan Carlos I a Corinna Larsen no cambia «nada» las acusaciones que corrupción que pesan sobre el Rey emérito, ha tachado de «vergüenza» que no se permita que el Congreso investigue sus negocios y ha subrayado la necesidad de una reforma constitucional para que la Jefatura del Estado deje de estar diseñada como «un mecanismo perfecto para la corrupción».

En rueda de prensa, el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, ha querido dejar claro que el archivo de la investigación de la Fiscalía suiza «no cambia nada» porque «nadie ha negado que la dictadura teocrática saudí transfirió 100 millones de dólares (65 millones de euros) a una fundación opaca a nombre de Juan Carlos I».

«Lo que parece decir la Fiscalía suiza es que no hay pruebas de que haya sido por las comisiones del AVE a la Meca», ha puntualizado Echenique, recordando en este punto que un año antes de esa transferencia de 65 millones de euros el entonces Rey Juan Carlos otorgó el Toisón de Oro a su homólogo de Arabia Saudí y organizó un evento en Madrid «para blanquear la teocracia saudí, que se sabe que ha colaborado con Al Qaeda».

Por tanto, «nada cambia» porque «todo el mundo sabe en España de las actividades corruptas de Juan Carlos I», ha insistido Echenique, quien considera una «vergüenza» que, con todo, el Congreso siga sin permitir investigar las actividades del que fuera Jefe del Estado durante cuatro décadas.

Para el portavoz de Unidas Podemos, el problema no es tanto Juan Carlos I y sus actividades «corruptas» sino la Monarquía. Y es que, según ha apuntado, si el Rey emérito ha podido «delinquir» durante cuatro décadas es por un diseño constitucional que garantiza «la impunidad de cualquier persona que ocupe la Jefatura del Estado».

«Hoy cualquier persona que ocupe la Corona podría llevar a cabo las mismas actividades que Juan Carlos I con la misma impunidad que él», ha comentado Echenique, para insistir en la necesidad de llevar a cabo una «profunda» reforma constitucional para cambiar el diseño de la Jefatura del Estado, entre otras cuestiones.

Al igual que Echenique, el secretario primero del Congreso y diputado de En Comú, Gerardo Pisarello, ha añadido que la decisión de la Fiscalía suiza no desmiente «en ningún caso» las «graves» acusaciones que pesan sobre Juan Carlos de Borbón. Aún así, ha lamentado que la Fiscalía española no haya colaborado más en esta causa.

En todo caso, sobre la posibilidad de que pueda regresar a España antes de Navidad, Pisarello ha recalcado que «nada» va a eximir al emérito de tener que dar explicaciones por los actos de corrupción de los que se le acusa y que nada va a impedir tampoco a que algunos grupos vayan a seguir batallando por que el Congreso investigue los negocios del padre del Rey.

Para el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, más allá del «recorrido judicial» de las investigaciones sobre Juan Carlos I, la cuestión de fondo es que hay «un problema de ética», y es que muchas personas consideran que «no es ético» que un monarca acepte 65 millones de euros de un rey saudí, ni que reparta ese dinero en cuentas radicadas en paraísos fiscales. «Ésa es la clave de todo», ha subrayado.

QUE VIVA EN UN PISO DE 60 METROS CON UNA PENSIÓN MÍNIMA

Sobre si debe o no regresar a España, el diputado independentistas ha hecho una propuesta al padre de Felipe VI: «que se vaya a vivir a un piso de 60 metros cuadrados en un barrio obrero y cobrando la pensión mínima».

Desde Bildu, su portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, sostiene que, por el hecho de ser Rey, «no puede sustraerse de la acción de la Justicia» y que «así es como debería vivir si decide regresar» a España.

«Todas las personas deben afrontar sus responsabilidades y el Rey emérito no tiene por qué ser una excepción», ha insistido Aizpurua, quien no descarta más iniciativas parlamentarias sobre Juan Carlos I pese a que todas las presentadas por distintos grupos hasta la fecha han sido «baldías». «Seguiremos insistiendo y ya veremos lo que pasa, pero no vamos a cejar en nuestro empeño», ha apostillado.

De su lado, la diputada de la CUP, Mireia Vehí, se ha preguntado «qué ha pasado» para que la investigación suiza entre en «vía muerta» cuando es «un secreto a voces» que el rey emérito «está en medio de muchos casos de malversación» y, respecto a su posible regreso, ha subrayado que, más que dónde pueda vivir, lo que le preocupa es «quién va a pagar la fiesta» de alguien que «encima de robar dinero público no va a pasar por el juez».

LA CORRUPCIÓN «GENERALIZADA» DE LOS BORBONES

El diputado del PDeCAT Ferrán Bel, por su parte, ha señalado que, con independencia de lo que decida la Fiscalía suiza, existe una «sombra de sospecha» sobre las actuaciones de Juan Carlos I. «Tendrá o no responsabilidades judiciales, pero existe una clara responsabilidad moral», ha dicho, subrayando el «el daño», quizá «ya irreconducible», que el padre del Rey ha causado a la Corona.

Por su parte, el diputado del BNG Néstor Rego ha apuntado que si la Justicia suiza ha dado carpetazo a la causa contra Juan Carlos I sólo es porque «no tiene indicios» pero ha recalcado que «hay evidencias que certifican un comportamiento corrupto por parte de los Borbones en general».

«Esta decisión (de la Justicia suiza) no va a limpiar el nombre de los Borbones ni a tapar la corrupción generalizada en la Casa Real», ha apuntado Rego, quien sostiene «lo único decente» que se puede hacer ahora es «investigar en profundidad y acabar con una anacronía como la Jefatura del Estado».

Por último, el diputado de Compromís, Joan Baldoví, ha exigido que pidan «perdón» todos los que intentan «blanquear las corruptelas» del Rey emérito, al que también ha reclamado disculpas por «defraudar» a Hacienda.