Quantcast

Los jóvenes españoles desean estudiar fuera

La movilidad internacional en las últimas décadas ha experimentado un resurgimiento únicamente comparable a las grandes migraciones de principios del siglo pasado. Afortunadamente, las condiciones que han propiciado este fenómeno no son ni por asomo similares. La población mundial ha probado las mieles del turismo, además del efecto llamada de la globalización, que ha mostrado las maravillas que esconden las diferentes culturas del mundo. Especialmente los jóvenes, consumidores principales de redes sociales, se han vuelto permeables a la necesidad de viajar atraídos por las impresionantes imágenes que llegan desde el extranjero. En este contexto, una de las formas más demandadas de recalar en otros países es la solicitud de estudiar fuera de casa. En efecto, casi la mitad de los jóvenes españoles reconoce que tiene la intención de cursar sus estudios universitarios lejos de casa, bien sea en Europa o en América como destinos principales.

Movilidad internacional

Ante la creciente demanda por parte de los estudiantes de desarrollar sus grados, las universidades del mundo se han visto diferentes programas de movilidad internacional. En este sentido, el programa europeo Erasmus es quizá el que goza de mayor prestigio entre los existentes, aunque no es la única posibilidad de que un alumno se desarrolle académicamente en el extranjero. A través de convenios, las distintas facultades han pulido procesos de intercambio entre sus estudiantes, asegurando la convalidación de asignaturas para que el periodo de la estancia no suponga una pérdida de tiempo en la finalización de los cursos.

Como es natural, no todos los destinos ofrecidos son igualmente atractivos para quienes solicitan la movilidad. La localización, aprender el idioma y el prestigio de las facultades de destino son condicionantes bien mirados por los estudiantes. En esta dirección, Italia, Francia, Gran Bretaña y Alemania son los países mejor valorados por los alumnos, así como lo es España para muchos de los extranjeros que recibe al año en el mundo. Como dato de aval, la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla fue en 2019 la que más alumnos erasmus recibió de todo el continente.

Pero además de los destinos europeos, la posibilidad de cruzar el Atlántico y visitar a la comunidad americana también ha sido bien recibida entre los universitarios españoles. Argentina, Chile, México y Colombia son algunos de los países de referencia en este programa. Aquellos estudiantes para los que aprender un idioma extranjero no es una meta eligen de manera general estos lugares, que cuentan con la facilidad de comunicarse en la lengua materna.

Movilidad nacional

Incluso entre aquellos jóvenes a los que la idea de estar lejos de casa durante un periodo prolongado les causa reparo, el deseo de conocer nuevos lugares está candente. A este tenor durante los últimos años las universidades españolas han desarrollado un programa de movilidad interna conocido como SICUE. A través de él se ofrece a los alumnos la opción de visitar nuevos destinos dentro del panorama español, lo que parece resultar más convincente para quienes rechazan el Erasmus. La demanda de elevada de este proyecto va en consonancia con los datos que arrojan las encuestas, de las que se desprende que más de la mitad de los estudiantes españoles desea hacerlo fuera de sus comunidades autónomas. Las notas de corte necesarias para la admisión y  el nivel formativo de los centros son los principales motivos de esta decisión. Dentro de los destinos preferidos de los estudiantes, Andalucía se posicion a la cabeza de las comunidades autónomas con más recepción de estudiantes, incluso cuando es la más importante exportadora de erasmus españoles.

Becas deportivas

Para aquellos alumnos cuyas habilidades deportivas sean una cualidad y deseen compaginar la universidad con la actividad física, las becas deportivas resultan otra gran oportunidad de movilidad internacional. Bien es sabida la antigua tradición universitaria de componer equipos de diferentes modalidades deportivas cuya alma mater son los propios estudiantes. En este contexto, algunos programas de movilidad se basan en la pertenencia a estos conjuntos. Mediante pruebas de nivel, las instituciones ofrecen la posibilidad de demostrar su talento a quienes crean estar a la altura de las expectativas. Si resulta que las cualidades son las requeridas, a través de un convenio la estancia y el curso del estudiante se patrocinan económicamente, con la condición de ser miembro en exclusiva del equipo universitario.

Este hecho ha suscitado la creación de compañías especializadas en promocionar estos acuerdos. University Soccer es en la actualidad una de las plataformas de referencia internacional y la gran benefactora del fútbol estudiantil. Esta reputada compañía ofrece la posibilidad de viajar a Estados Unidos y desarrollar una carrera académica a la par que la deportiva, ofreciendo incluso la posibilidad de un contraro profesional con la firma de acuerdos de colaboración con equipos de la liga estadounidense. Para garantizar la satisfacción del proceso, University Soccer se encarga de la gestión de la beca antes y después de recibirla.