Quantcast

Sanidad realiza muestras de agua en La Palma y garantiza que es apta para el consumo humano

La Inspección de Salud Pública del Área de Salud de La Palma, adscrita a la Consejería de Sanidad, mantiene la vigilancia activa de la calidad del agua de consumo humano con controles diarios en las zonas adyacentes a la afectada por la erupción y hasta la fecha ha tomado más de 100 muestras que garantizan que es apta.

Esta es una de las medidas incluidas en la Estrategia Sanitaria de Actuación Inmediata para la isla de La Palma, en el marco del ‘Plan Especial para la Reconstrucción de La Palma’.

Estos controles se iniciaron desde el comienzo del fenómeno eruptivo y la toma de muestras se realiza tanto en las zonas afectadas por la erupción, en Tazacorte, Los Llanos de Aridane y El Paso, como en localidades de la vertiente este de la isla, como Santa Cruz de La Palma, Puntallana, Breña Baja, Mazo, y al norte y sur, en Tijarafe y Fuencaliente.

En estos últimos puntos la toma muestras se realiza para tener elementos de referencia o comparativa con las de la zona afectada por la erupción.

En los municipios de Tazacorte, Los Llanos de Aridane y El Paso se están efectuando controles diarios de la calidad sanitaria del agua y de las infraestructuras de almacenamiento y distribución.

Los controles se están realizando con medidas ‘in situ’ en depósitos de agua de consumo en su entrada de aporte y reforzadas con análisis de laboratorio.

Así, se han planteado puntos de control centinela en cabeceras, principalmente en Hermosilla y Tajuya (Los Llanos de Aridane), La Montañita (El Paso) y Las Rosas (Tazacorte) y se controlan redes de distribución y salidas de depósito.

En esta acción, los inspectores del Salud Pública trabajan en coordinación con los ayuntamientos y las empresas gestoras.

Hasta la fecha se han procesado más de un centenar de muestras diarias, que luego son analizadas tanto ‘in situ’, como en laboratorio, usando parámetros e indicadores organolépticos (olor, sabor, color) y fisicoquímicos (pH, conductividad, turbidez, temperatura y niveles de desinfectante) en agua consumo.

Si se observaran anomalías, estos se completarían con indicadores microbiológicos.

Además de estos análisis diarios, semanalmente son remitidas muestras a los laboratorios de la Red Canaria de Laboratorios de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud para análisis de perfil fisicoquímico más amplio, de los que hasta a fecha se han realizado una veintena.

Estos análisis determinan la concentración de elementos metálicos, cationes, aniones, hidrocarburos y otro parámetros o indicadores como el índice de Langelier.

Todos estos controles mantienen una vigilancia activa y el consumo de agua de la red de abasto es a día de hoy totalmente seguro y se continúa con los controles, de modo que de producirse alguna eventualidad, la población sería informada de forma inmediata, señalan desde la Consejería de Sanidad en una nota.

Dada la situación de emergencia, el objetivo de esta acción es garantizar la calidad en el suministro de agua y complementar las medidas de control del Consejo Insular de Aguas en la captación y transporte del agua de aporte subterráneo.

Por ello, se mantendrá hasta que se estabilice la situación y en función de la evolución del fenómeno eruptivo.

CONTACTO Y COORDINACIÓN PERMANENTES

Para el desarrollo de esta tarea, los inspectores de Salud Pública, responsables de la toma de muestras y análisis, mantienen un contacto permanente con los servicios municipales y los gestores implicados, en los municipio de Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte, para la asistencia, asesoría, revisión y supervisión de las medidas y actuaciones se planifiquen o planteen especialmente en la instalación de suministros y abastecimientos alternativos por colapso de infraestructuras.

De esta manera, esta vigilancia y control activos permiten actuar de manera coordinada y cualquier situación que pueda suponer un riesgo será evaluada y comunicada a la población de forma reglada, conforme a los procedimientos oficiales establecidos.

El director del Área de Salud de La Palma, Kilian Sánchez, destaca el trabajo y la implicación del personal de la función inspectora y del laboratorio de Salud Pública en el operativo establecido para el control de la calidad del agua desde el inicio del fenómeno eruptivo, que permite mantener una vigilancia activa de la red de abasto garantizando la seguridad en su consumo.