Quantcast

ONUSIDA advierte que habrá más de 7 millones de muertes por sida en los próximos 10 años

spot_img

ONUSIDA ha advertido este lunes que si los líderes mundiales no abordan las desigualdades, en los próximos diez años podría haber más de siete millones de muertes relacionadas con el sida, por lo que ha pedido tomar medidas «transformadoras y urgentes» para acabar con la enfermedad y para que, además, la sociedad «no se quede atrapada con el COVID-19».

«Esto es un llamamiento a la acción», ha enfatizado la directora ejecutiva de ONUSIDA, Winnie Byanyima. «Los progresos con el sida ya se habían retrasado y ahora nos encontramos bajo una presión aún mayor, ya que la COVID-19 ha hecho estragos al interrumpir los servicios de prevención y tratamiento del VIH. No podemos vernos obligados a elegir entre acabar con el sida hoy y prepararnos para las pandemias de mañana. El único enfoque exitoso será el de lograr ambas cosas y por ahora no estamos en camino de lograr ninguna», ha explicado.

Esta advertencia se recoge en el informe de ONUSIDA, que ha presentado este lunes bajo el título ‘Desigual, sin preparación, bajo amenaza: por qué se necesita una acción audaz contra las desigualdades para acabar con el sida, detener el COVID-19 y prepárese para futuras pandemias’, con motivo de la celebración del Día Mundial del Sida el próximo 1 de diciembre).

Según Winnie Byanyima, algunos países han hecho «notables» progresos contra el sida, lo que ilustra que «es factible» avanzar pero ha matizado que las nuevas infecciones por VIH no disminuyen «lo suficientemente rápido como para detener la pandemia». En 2020, se ha contabilizado 1,5 millones de infecciones por VIH.

En el caso de África, seis de cada siete nuevas infecciones se producen entre los jóvenes y ONUSIDA ha estimado que en 2020 hubo 220.000 nuevas infecciones por el VIH entre las adolescentes y mujeres jóvenes (15-24 años) en el África subsahariana.

«Todavía es posible acabar con la epidemia para 2030 pero eso requerirá una acción intensificada y mayor solidaridad. Para vencer al sida necesitamos una acción colectiva», ha asegurado el Secretario General de las Naciones Unidad, António Guterres.

Para ello, el nuevo informe plantea cinco elementos «críticos» que deben aplicarse para frenar el sida pero que no cuentan con la financiación y prioridad suficiente para la prevención, preparación y respuesta a la pandemia. Estas medidas son Infraestructuras dirigida por la comunidad y basada en la comunidad; Acceso equitativo a medicamentos, vacunas y tecnologías sanitarias; Apoyo a los trabajadores en primera línea de la pandemia; Los derechos humanos en el centro de las respuestas a la pandemia; y Sistemas de datos centrados en las personas que pongan de manifiesto las desigualdades.

En definitiva, ONUSIDA y los expertos en salud mundial han subrayado que, mientras que seguir como hasta ahora mataría a millones de personas «y dejaría al mundo atrapado con pandemias que colisionan durante décadas», los líderes pueden «actuar con audacia y de forma conjunta para hacer frente a las desigualdades en las que prosperan las pandemias y acabar con el sida, superar la crisis del COVID-19 y protegerse de las amenazas pandémicas del futuro».

«Los patógenos, desde el VIH hasta el virus que está detrás de la COVID-19, invaden las grietas y fisuras de nuestra sociedad con un oportunismo asombroso. Que la pandemia de sida está condicionada por profundas desigualdades estructurales no tiene por qué resignarnos a la inacción. Nuestros equipos, en las zonas rurales de Haití y en todo el mundo, han demostrado sistemáticamente que con una atención integral, formas sólidas de acompañamiento y apoyo social y una mayor dosis de justicia social, las disparidades en los resultados del VIH pueden reducirse rápidamente, y los sistemas de salud pueden fortalecerse rápidamente. No deberíamos conformarnos con menos», ha expuesto Paul Farmer, de la organización ‘Partners in Health’.

En conclusión, Byanyima ha recalcado que saben qué medidas se deben tomar para frenar el sida pero «se tiene que aplicar en todas partes», por lo que ha pedido a los líderes mundiales que elijan entre «acciones audaces o medidas a medias» .