Quantcast

El PP llama a hacer del 6 de diciembre un día de defensa de la Constitución

El PP quiere que el próximo 6 de diciembre, cuando se cumplirán 43 años de la aprobación de la Constitución de 1978 se convierta en un día de defensa de la Carta Magna frente al «desafío» al que, a su juicio, la someten «movimientos nacionalistas, radicales y populistas».

El primer partido de la oposición quiere embarcar a todo el Congreso en esta tarea y, por eso, ha registrado una proposición no de ley para que sea la Comisión Constitucional de la Cámara la que emplace a organizar con ese espíritu la celebración de ese aniversario.

En su iniciativa, el PP sostiene que ahora es «más importante que nunca», defender la vigencia de la Constitución como garantía de la igualdad de todos los españoles, del respeto a las normas fundamentales del sistema democrático y de la estabilidad del mismo frente a esos movimientos que denosta.

Y es que los ‘populares’ consideran que la Carta Magna no tiene un problema de «envejecimiento» tras más de cuatro décadas en vigor, sino que el problema reside en la «radicalización de fuerzas políticas que ahora tienen un papel determinante en el Gobierno de España».

DESLEGITIMADA DESDE EL PRINCIPIO

El PP recalca que la ley fundamental fue fruto de un «amplísimo consenso entre fuerzas políticas diversas» que representaron el espíritu de concordia de la Transición, pero a la vez denuncia que desde que aprobó «tanto los líderes nacionalistas como los de extrema izquierda han insistido en el mensaje de que hay un problema democrático» con la Carta Magna y de que requiere ser reformada para ser «completamente democrática».

En los últimos años, según los de Pablo Casado, este proceso de «deslegitimación» se ha visto agravado por la entrada en el Ejecutivo de Unidas Podemos, por el «papel decisivo» en la acción del Gobierno que atribuye a «todos los partidos nacionalistas, incluyendo los radicales como ERC y Bildu», pero también por la «evolución ideológica» del PSOE.

En concreto, acusa a los socialistas de «haber pasado de una posición de defensa de la Constitución a otra de reforma en la línea exigida tanto por los «partidos nacionalistas como por la extrema izquierda» de Unidas Podemos.

VUELTA A LA DECLARACIÓN DE BARCELONA

El PP recuerda la apuesta por «una profunda reforma federal» que hizo el PSOE en la llamada ‘Declaración de Barcelona’ de 2017 y, aunque reconoce que entonces no tuvo más desarrollo, ahora teme que Pedro Sánchez la resucite tras haberla «reivindicado» en el 40 Congreso Federal que el partido celebró en octubre.

Los de Pablo Casado creen que la creación de la Secretaría para la Reforma Constitucional y otros Derechos que el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ostenta en la nueva Ejecutiva Federal del PSOE tiene precisamente el objetivo de «llevar a la práctica el texto de la Declaración de Barcelona» y de «dar satisfacción a las demandas nacionalistas y extrema izquierda».

Ante este escenario «preocupante», plantea que el Congreso llame «a la celebración del 43 aniversario de la Constitución» y a «la defensa de su papel fundamental» como «garante de la democracia» española, frente «al desafío de los movimientos nacionalistas, radicales y populistas».