Quantcast

Consejos útiles para vender con el email marketing

El marketing por correo electrónico es una de las maneras más efectivas de lograr ventas y de conseguir prospectos de calidad. No obstante, para que ello se produzca es necesario que los emails de ventas estén redactados de una manera concreta y cumplan a cabalidad con la función que les fue otorgada. Hacerlo, puede ser cuestión de seguir algunos consejos útiles.

El email como canal de ventas

Una de las ventajas del correo electrónico, más si se habla de una lista de suscriptores y la utilización de plataformas especializadas para la difusión de correo masivo, es que permite entablar una conversación 1 a 1 con los clientes o potenciales clientes, sin ruido externo, sin ventanas emergentes, sin demás publicaciones que distraigan, sin publicidad. Solo una comunicación de calidad entre emisor y receptor.

Por esa razón, no son pocas las empresas que utilizan las ventas por correo para potenciar su alcance, mejorar su facturación y crecer en la forma más integral de decirlo. A sabiendas de la importancia del email como canal de ventas predilecto, reconocer algunos consejos útiles para su envío y elaboración es preponderante, puesto que sin ello la mayoría de los esfuerzos pueden terminar mal, con la pérdida de interés de los usuarios o con mayores gastos que beneficios.

¿Cómo enviar correos de ventas impactantes?

Nunca mejor dicho. Hay que generar un impacto positivo para generar interés y potenciar las ventas. Es la mejor estrategia y tal vez la más fácil de adoptar por cualquier empresa, porque rara vez será complicado hacerlo.

La persuasión, el formato del contenido, la personalización del mismo de cara a cada usuario potencial -incluso la personalización de la fecha y horario de envío-, todo tiene que ver con la creación de correos de ventas impactantes, pero lo esencial va relacionado con lo que a continuación se menciona.

Garantizar la apertura y el comienzo de la lectura

Elegir la mejor plataforma para el envio masivo de emails dentro de una campaña de marketing por correo electrónico es únicamente el primer paso correcto dentro de las actividades vinculadas a la venta por email. Garantizar la apertura y el comienzo de la lectura del mensaje podría ser sin duda el segundo paso a lograr.

Para hacerlo, nada mejor que escribir un asunto impactante, irrepetible y que despierte la atención del receptor de una manera positiva -aunque puede ser efectivo despertar sensaciones negativas, es algo que no se recomienda por la reputación online de la marca que lo envía-. Después de ello, el segundo paso es reforzar aún más el interés con un primer elemento o párrafo que confirme lo que el asunto ya adelantaba.

Así, en un correo de ventas las primeras partes merecen especial atención, porque si logran captar el interés de los usuarios potenciales, prácticamente la mitad del trabajo estará hecho. Despertar un sentido de urgencia, la curiosidad, la sensación de que se ahorrará mucho dinero, llamar al usuario por su nombre en el mismo asunto -le vincula aún más al mensaje- o brindando el dato más destacado vinculado al producto o servicio, puede ser una forma correcta de lograrlo.

Alentar la compra y solventar las dudas al mismo tiempo

Por lo general, los correos de venta no suelen ser tan extensos. Si lo son pierden sentido, porque casi siempre ganarán dispersión, lo que aletarga las posibilidades de compra de los usuarios.

De esta manera, la segunda parte importante de un correo de ventas tiene que ver con lo que directamente vincula a la compra. Se debe hablar del producto o del servicio de una forma clara, concisa, con datos, con ventajas, con los beneficios que el cliente tendrá al adquirirlo, y desde luego, con los riesgos que padecerá de no tener esa solución que se ofrece.

Pero, lo más importante está seguido de eso: solventar las dudas y disiparlas al momento en que se crean. Cuando se ofrecen datos, por ejemplo, este producto es 30% más grande que el modelo anterior, el usuario inmediatamente pensará que si es más grande es posible que sea menos cómodo o liviano, por lo que esa duda debe ser resuelta de inmediato, en el mismo mensaje e incluso en el mismo párrafo, para que pueda seguir alentando la compra y no quede ninguna duda sin resolver que puedan distraer al usuario o hacerle no tomar la decisión al momento.

Es esencial reconocer que crear esta sección de un correo de ventas tomará tiempo y mucha creatividad, asumiendo de antemano que no se puede realizar a la ligera, puesto que posiblemente los resultados no serían los deseados. Tener en cuenta las posibles iteraciones de las dudas de los potenciales compradores y resolverlas de la forma más elegante y trivial posible, alentará la compra o la acción inmediata propuesta al final de la carta de ventas.

Llamada a la acción lo más explícita posible

Y es que al final de la carta de ventas, o correo de ventas, está la llamada a la acción. Es imprescindible que exista una llamada a la acción. Lo mejor, siempre que sea posible, es que se trate de una acción concreta y que directamente pueda generar resultados tangibles para la empresa o negocio, y no una acción que pueda alargar innecesariamente el proceso de compra, lo que puede repercutir en el abandono de la intención por parte de los usuarios.

Si bien hay muchos consejos al respecto, algo que siempre funciona es hacer una llamada de acción lo suficientemente explícita como para que el usuario no tenga confusiones ni segundas intenciones. Un botón que diga Comprar, con el precio a un costado, los colores disponibles debajo y la fecha tentativa de envío al otro costado, será siempre más específico que un botón que diga Solicitar más información, lo que directamente se interpreta como un paso adicional que puede llegar a ser innecesario para los clientes, alejándolos de una decisión de compra que podría ya estar tomada gracias a la sección previa.

Un email de ventas es una pieza creativa importante que cuando se realiza bien se convierte en una herramienta de ventas interesante. A menudo, solo falta pulir algunos detalles para que la mayor cantidad de envíos se conviertan en ventas.