Quantcast

Garzón espera que el decreto que regule la publicidad de alimentos y bebidas no saludables esté a principios de 2022

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha dicho este viernes que tiene «esperanzas» en que el real decreto que regulará la emisión de publicidad de alimentos y bebidas no saludables cuando se dirija al público infantil y adolescente «pueda avanzar lo más rápido posible para que a principios de 2022 pueda estar disponible».

En declaraciones a los periodistas en Córdoba, Garzón ha manifestado que están «muy contentos con el recibimiento tenido», aunque «ha habido algún intento de politizar esta lucha contra la obesidad infantil, con muy poco acierto y menor tino, porque no es un tema que haya que banalizar», ha subrayado.

Así, ha valorado que «el recibimiento por parte de la sociedad civil es extraordinario», puesto que «el problema de la obesidad infantil es grave», subrayando que «el sobrepeso y la obesidad infantil representan el 40 por ciento de los niños de entre seis y nueve años», un porcentaje que ha calificado de «enorme».

Según ha expuesto el ministro, «es un problema que visualizan no sólo los investigadores científicos, sino los pediatras y los profesores en los centros escolares», de modo que «es un problema complejo y uno de sus vectores es la publicidad», ha advertido.

Por lo tanto, «lo que se hace es ponernos al nivel de otros países que han llevado a cabo esta experiencia, como Portugal, restringiendo la publicidad dirigida al público infantil», ha detallado Garzón, quien espera que «dentro de unos pocos meses se pueda tener en marcha para proteger a las personas más vulnerables, que son los niños».

Y es que, ha avisado, «desde la infancia adquieren hábitos de consumo no saludables que en el tiempo tienen unos perjuicios muy importantes, no sólo en términos de obesidad, sino que están vinculados a enfermedades crónicas, diabetes, hipertensión, incluso algunos tipos de cáncer que la obesidad los facilita enormemente».

Al respecto, el ministro ha defendido que «proteger la salud pública es una de las tareas básicas de este Ministerio y el Gobierno», y con ello «cambiar los hábitos de consumo hacia unos más saludables y sostenibles», ha resaltado.