Quantcast

Combustible 100% ibérico para viajar a la Luna

Combinar actividad económica y gestión sostenible de los recursos resulta posible en cualquier territorio, de cualquier tamaño. Así se ha demostrado en la experiencia pionera en el municipio salmantino de Guijuelo, de poco más de 5.600 habitantes, donde ya es una realidad transformar los desechos de su industria agroalimentaria en productos de alto valor añadido como energía, biocombustibles, biofertilizantes y plásticos biodegradables. La valorización de los residuos generados por la industria cárnica se convierte en una oportunidad real para impulsar la bioeconomía y reducir la huella ecológica del sector. Pero ¿por qué en Guijuelo? La industria agroalimentaria supone un motor económico importante en Salamanca, y la gestión de sus residuos planteaba un reto importante ya que conllevaba un coste significativo. Ante esta preocupación, el Ayuntamiento de Guijuelo, Aqualia y el Matadero de Guijuelo (MAGUISA) se aliaron en 2019 con TeCH4+ y Bionet Engineering para desarrollar en la depuradora local la solución propuesta en el proyecto de innovación ADVISOR, con el objetivo de maximizar el aprovechamiento de los biorresiduos en las infraestructuras existentes.
Planta piloto del proyecto Advisor en la depuradora de Guijuelo

DE LA DEPURADORA, AL COCHE

Después de tres años de investigación, desarrollo e implantación de las nuevas soluciones se han alcanzado resultados sorprendentes. Con el tratamiento de una tonelada de los biorresiduos estudiados en Guijuelo se obtiene biogás para circular hasta 2.000 kilómetros. Esto supone que el aprovechamiento del 100% del biogás renovable obtenido a partir de las 3.000 toneladas de biorresiduos tratados actualmente en la biofactoría permitirían recorrer en coche la distancia de ida y vuelta a la luna 80 veces al año, más de un viaje lunar a la semana. La EDAR de Guijuelo se ha transformado en una auténtica biofactoría, donde los residuos generados, no solo en la propia planta, sino también en las industrias agroalimentarias locales, pasan a convertirse en recursos y dan lugar a subproductos de valor que no solo tienen beneficios económicos, sino también sociales y medioambientales, como la evidente reducción de emisiones de C02. Las 3.000 toneladas de biorresiduos que se tratan en la biofactoría, procedentes de industria local, pueden abastecer hasta 50 vehículos. De hecho, dos de ellos circulan ya por el municipio con el biometano obtenido en las instalaciones de su depuradora.
Vista general de la depuradora de Guijuelo
El desarrollo de este tipo de plantas en ciudades, pero sobre todo en municipios de menor tamaño, tiene un impacto directo no solo en el medioambiente, reduciendo la huella ecológica, sino también en la economía regional, sirviendo de motor económico para ese territorio. Esta experiencia es solo la punta de lanza de un proyecto de largo recorrido. El proyecto europeo Intercontecta Advisor estableció las bases sobre las que avanzar en la biofactoría de Guijuelo. El siguiente paso y, dentro del Consorcio europeo Rewaise, que lidera la empresa española Aqualia, se implantarán en la región otras soluciones innovadoras de economía circular y digitalización en la región salmantina.
Proyecto Advisor
La tecnología aplicada a industrias tradicionales como la producción agroalimentaria en Guijuelo permite el desarrollo de la actividad de forma sostenible y respetuosa con el ecosistema, impulsando la mitigación y adaptación al cambio climático y el desarrollo económico y social del municipio salmantino. Y, por qué no, también viajar a la Luna…