Quantcast

Almeida traslada al comisario europeo de Medio Ambiente la estrategia Madrid 360

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha explicado este viernes al comisario europeo de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, el modelo de implantación de la estrategia de Sostenibilidad Medioambiental Madrid 360 durante un encuentro que han mantenido esta mañana en el palacio de Cibeles.

También ha participado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante. En primer lugar, Almeida le ha informado de la Hoja de Ruta hacia la Neutralidad Climática, presentada en la pasada reunión del C40, cuyo principal objetivo es la reducción en un 65 % de los gases de efecto invernadero para 2030 en relación a 1990.

El alcalde, asimismo, le ha explicado que en 2021 se han aprobado las dos ordenanzas con las que la ciudad busca reducir los gases de efecto invernadero. Por un lado, la de Calidad del Aire y Sostenibilidad, en marzo de 2021. Se trata de la primera regulación municipal en Madrid creada específicamente para luchar contra la contaminación del aire y para promover la sostenibilidad.

También le ha dado a conocer la ordenanza de Movilidad Sostenible aprobada hace dos meses y que cuenta como una de sus principales medidas con la implantación de una Zona de Bajas Emisiones que restringe progresivamente la circulación de los vehículos más contaminantes hasta su total prohibición en 2025.

Posteriormente, Almeida y Sinkevicius han intervenido en la apertura de la segunda jornada del Foro de la Unión Europea ‘Aire Puro’, que se celebra desde ayer en el Museo Reina Sofía y donde el alcalde ha agradecido las palabras del comisario en las que ha asegurado que «Madrid está en el camino correcto para mejorar la calidad del aire».

«Que el comisario diga que Madrid va en la buena dirección es un mensaje que nos debe animar a todos a seguir trabajando en la misma línea», ha indicado Almeida, quien se ha mostrado confiado en que las políticas puestas en marcha por el Ayuntamiento de Madrid permitan «cumplir con los límites de calidad del aire que marca la Unión Europea, las exigencias de la Agenda 2030 de Naciones Unidas y con el proceso de descarbonización que debe culminar en el año 2050».