Quantcast

Los Premios CSIC-Fundación BBVA defienden la comunicación científica como herramienta para afrontar los retos actuales

Los Premios y Ayudas CSIC-Fundación BBVA de Comunicación Científica se han entregado este jueves en un acto en el que se ha reivindicado el papel imprescindible de la difusión del conocimiento para construir sociedades capaces de afrontar los principales desafíos del mundo actual.

«Si queremos abordar con decisión y eficacia retos monumentales como los del cambio climático y la preservación de la biodiversidad, para los cuales no es verosímil dar en tiempos cortos con un fix científico-tecnológico análogo a la vacuna frente al SARS-CoV-2, necesitamos una sociedad con una cultura científica más amplia y estructurada que la existente hoy», ha manifestado el director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, en el discurso que ha pronunciado durante la ceremonia celebrada en la sede central del CSIC, en Madrid.

En la categoría dirigida a periodistas especializados en comunicación científica, los ganadores en esta primera edición han sido el equipo fundador de ‘Materia’, la sección de Ciencia del diario ‘El País’, «por la extraordinaria calidad del periodismo científico que ejercen desde su fundación, que a lo largo de la última década les ha convertido en el referente mundial de la comunicación de la ciencia en español», según el jurado.

Los periodistas galardonados «han sabido combinar el rigor de las fuentes científicas más sólidas con un lenguaje accesible, atractivo e innovador, que aprovecha todo el potencial de las nuevas narrativas multimedia para llegar a grandes audiencias tanto en España como en todo el mundo hispanohablante», según el jurado.

En la modalidad para investigadores que difunden conocimiento a la sociedad, el premio se ha otorgado a Alfredo Corell, José Antonio López Guerrero, Ignacio López-Goñi, Antoni Trilla y Margarita del Val, «por convertirse en la voz de la ciencia desde el inicio de la pandemia, transmitiendo el conocimiento científico sobre esta amenaza en un lenguaje accesible para el público general», según ha indicado el jurado.

Frente a «la desinformación, los bulos y la manipulación», los cinco investigadores galardonados «han atendido de manera incansable la demanda social de información científica fiable tanto sobre la naturaleza del coronavirus y sus modos de transmisión, como de las medidas preventivas necesarias para evitar su expansión, los posibles tratamientos y las vacunas».

CULTURA CIENTÍFICA FRENTE «LA ACTUAL DINÁMICA IRRACIONAL»

La pandemia, ha explicado el director de la Fundación BBVA, «ha sacado a la ciencia del background, situándola de la noche a la mañana y de manera sostenida en primer plano de la opinión pública». «Seguramente ha sido el único caso en más de medio siglo en el que lo más difícil de lograr, captar la atención a la ciencia por parte de todos los ciudadanos y de los medios, se ha conseguido», ha celebrado.

Sin embargo, Pardo ha señalado que «sería lamentable que en el plano de la comunicación científica, su trayectoria fuera parabólica y que, con la feliz remisión de la pandemia, transitáramos a la rama descendente de la parábola, retornando al business as usual».

Al contrario, si la idea es contrarrestar «la actual dinámica populista e irracional favorecida por las redes digitales que mantienen vivas plantillas mentales, estereotipos y narrativas propias de épocas oscuras, incluso premodernas», el director de la Fundación BBVA ha afirmado que «la difusión de la cultura científica debería ser reforzada de manera ininterrumpida e imaginativa».

La presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, ha señalado por su parte que «la Ciencia es hoy, más que nunca, imprescindible para afrontar los retos globales que se presentan a nuestra sociedad: pandemias, cambio climático, conservación del patrimonio natural, sostenibilidad energética, digitalización; por mencionar algunos de ellos».

Precisamente por ello, la profesora Menéndez ha resaltado el papel crucial de los periodistas especializados en ciencia y los científicos divulgadores «para poner el conocimiento científico al servicio del progreso y el bienestar social».

«La búsqueda del conocimiento», ha concluido la presidenta del CSIC, «aun siendo un fin en sí mismo, sólo adquiere sentido cuando se hace público y es útil a la sociedad».

PRIMERAS AYUDAS

En la ceremonia también se han entregado los diplomas de las primeras Ayudas CSIC-Fundación BBVA de Comunicación Científica a Lucía Casas, Leyre Flamarique y Ana Iglesias. La concesión de estas Ayudas permite a estas tres jóvenes periodistas realizar estancias en institutos, laboratorios y centros del CSIC a lo largo de un año, para conocer de primera mano cómo se genera el conocimiento en distintas disciplinas, y fortalecer así su especialización en comunicación científica.

Tanto los dos Premios –dotados cada uno de ellos con 40.000 euros– como las tres Ayudas –de 35.000 euros cada una– forman parte del Programa de Impulso a la Comunicación Científica, creado a principios de este año por el CSIC y la Fundación BBVA con el objetivo de reconocer e incentivar el trabajo indispensable de los periodistas y comunicadores que informan de manera rigurosa y atractiva sobre los avances de la ciencia, así como mejorar la formación en este campo decisivo para la cultura científica de la sociedad.