Sopa de ajo castellana: los cuatro ingredientes básicos que debe llevar

La brisa comienza a tornarse fría, las hojas comienzan a pintarse de colores tierra y la necesidad de consumir platos de cuchara llenos de sabor y que den calorcito al cuerpo se convierte en toda una búsqueda incesante de los más divinos platos tradicionales. La sopa de ajo castellana es una de esas recetas que alegran el espíritu en los meses de otoño e invierno y es un infaltable en todos los hogares. 

Cuando hablamos de sopa de ajo castellana la sencillez y el gusto por la cocina divina y sencilla salta a la vista. Solo cuatro ingredientes son básicos para disfrutarla y de ahí en adelante tu imaginación puede añadir uno que otro que combine y que termine de dar el punto potente al plato. Vamos a adentrarnos en los cuatro que la conforman y en cuál es el más añadido aparte de estos. Te aseguro que conociéndolos bien, solo triunfarás al preparar este plato tradicional.

La sopa de ajo castellana: el toque de calor que le falta al cuerpo

Cada temporada tiene su alimento y de allí lo sabia que ha sido la naturaleza al proveernos de lo básico en determinados momentos. El otoño y el invierno terminan siendo sinónimos de aromas potentes, de platos con sabor y las especias se convierten en la reina de la gastronomía.

No es casualidad que justo en estos meses la naturaleza otorgue los más divinos sabores y es así como la sopa castellana termina siendo la más solicitada por todos. Con un sabor potente a ajo y pimentón dulce, esta sopa tiene la bondad de dar calorcito al cuerpo apenas se prueba una primera cucharada. De allí, que el cuerpo se acomode y que pueda disfrutar de las brisas frías manteniendo su calor. Sencilla, rápida, económica y deliciosa son las palabras que mejor le van a esta sopa y ya te voy a contar el por qué.

Sopa De Ajo Castellana: Los Cuatro Ingredientes Básicos Que Debe Llevar
Foto: Pixabay