Quantcast

Las nuevas colecciones de fundas nórdicas para un invierno cálido

Llega el invierno y todos debemos apostar por la calidez de nuestros hogares y el descanso adecuado en la cama. Las nuevas colecciones de fundas nórdicas dan respuesta a estas necesidades y, lo que es mejor, permiten hacerlo con estilo y distinción.

Cómo debe ser una funda nórdica

Las fundas nórdicas de diseño, igual que las que no lo son, deben disponer de una serie de elementos que no faltarán para que, además de ser bonitas, también resulten cómodas. Entre ellos destacan:

  • Practicidad: es decir, poco pesada, que se pueda quitar y poner fácilmente, con un manejo sencillo.
  • Mantenimiento: se ha de mantener con sencillez para que el usuario la pueda utilizar cuando lo desee estando siempre en óptimas condiciones.
  • Calidad: debe ser de gran calidad, suave, fabricada en tejidos de algodón con acabados excelentes para resultar cómoda. Y todo ello en un producto resistente, durable, libre de sustancias nocivas y seguro y adecuado para el medio ambiente.
  • Relleno y adaptabilidad: por último, facilitará el rellenado, sea cual sea el material elegido para ello, y se podrá adaptar a la cama para la que la hayamos adquirido, sea más o menos grande.

Los tres parámetros clave

Antes de introducir los edredones nórdicos que serán el relleno, debemos elegir la funda adecuada a nuestras necesidades, detalle que exige tener en cuenta tres parámetros clave, que son estos:

La composición

Actualmente en el mercado encontramos fundas nórdicas con tres composiciones clave, que son:

  • Funda nórdica de poliéster 100%. El tacto es suave, no se tiene que planchar y ofrece una durabilidad y resistencia muy elevada.
  • Funda nórdica de algodón 100%. Es la conocida como fibra natural, por lo que el tacto es agradable y suave. También ofrece larga duración y, además, es transpirable, algo excelente para un descanso más saludable. Puede necesitar planchados periódicos.
  • Funda nórdica de poliéster y algodón 50%. Es decir, contiene un 50% de cada uno de los elementos. Mezcla sintético con natural, por lo que igualmente su duración es larga y resistente. Además, se plancha fácilmente y es transpirable en su justa medida.

El cierre

También estudiaremos el cierre de la funda nórdica a la hora de la compra. En este caso encontramos tres opciones mayoritarias, que son:

  1. Cremallera inferior: en la parte inferior de la funda encontramos una cremallera que es la que abrimos y cerramos según necesitamos para su rellenado óptimo.
  2. Cuello de botella: es un cierre muy común. Ofrece un estrechamiento del tejido en la zona inferior para introducir el relleno. Luego se sujeta y se evita que se mueva mientras se usa.
  3. Base abierta: debe tener pestaña superior e inferior. La superior es la que sujeta el relleno. Mientras tanto, la inferior hace de sostén de la funda bien adaptada bajo el colchón.

La medida

Elegir la funda nórdica correcta y a la moda depende también del tamaño de la cama en la que se vaya a usar. Para ello tendremos en cuenta las medidas diversas, que son:

  • Camas de 80 cm.
  • Camas de 90 cm.
  • Camas de 105 cm.
  • Camas de 120 cm.
  • Camas de 135 cm.
  • Camas de 150 cm.
  • Camas de 160 cm.
  • Camas de 180 cm.
  • Camas de 200 cm.

A partir de aquí, para cualquier cama con una medida personalizada, se debe considerar una funda especialmente diseñada que se pueda adaptar.

Para el resto de casos, una funda nórdica para una cama de 90 cm, por ejemplo, requiere unas medidas como:

  • Funda de 160×260 cm.
  • Bajera ajustrable de 90 cm.
  • Funda de almohada de 45×110 cm.

Y así habría que ir mirando cada caso según el tamaño de la cama en cuestión y las necesidades del edredón o funda nórdica.

Las mejores fundas nórdicas para el invierno

A partir de aquí, cada uno puede elegir la funda que más le guste. Las hay lisas en diversos colores, con bellos estampados otoñales o invernales, etc. Todo dependerá de la moda de cada momento y de tus gustos. Este año podemos encontrar motivos naturales, abstractos, figurativos y, así, un sinfín de opciones para el disfrute de cada miembro de la familia.

El caso es que, elijas la que elijas, recuerdes que la puedes rellenar con diversos materiales de fabricación de los edredones interesantes para que sea mullida, sualve y cálida:

  • Relleno sintético: material de fibra sintética que retiene el calor corporal emitido por el organismo humano. A continuación, vemos los dos tipos más demandados.
  • Relleno sintético de fibra hueca siliconada: una novedad que facilita la circulación del aire. Abosrbe humedad y facilita la transpirabilidad. Es suave y antialérgico.
  • Relleno sintético de microfibra: similar al relleno natural, también es antialérgico.
  • Relleno nórdico natural: además, contamos con el natural de toda la vida. Se elabora con plumón y pluma de aves, tanto patos como gansos. Es el mejor aislante término. Absorbe humendades y centraliza el calor mejorando el mantenimiento de la temperatur acorporal.

Las nuevas colecciones de fundas nórdicas para un invierno cálido vienen cargadas de interesantes elementos para disponer de edredones que, además de ser divertidos y elegantes, también se convierten en añadidos necesarios para tu cama, para tu comodidad y para el bienestar de todos los miembros de tu familia.