Quantcast

De Acento a Moncloa: el nuevo proyecto de Antonio Hernando

Antonio Hernando no es, ni mucho menos, un desconocido en la política. En su pasado, y hablamos de 2008, tuvo la oportunidad de entrar en la Ejecutiva del PSOE con José Luis Rodríguez Zapatero y siguió estando activo con Alfredo Pérez Rubalcaba.

Sin embargo, este licenciado en Derecho y Máster en Comercio Internacional vio cerrada su etapa en la política con la llegada de Pedro Sánchez, aunque se mantuvo como portavoz en el Congreso de los Diputados.

En 2019, fundó junto a José Blanco la consultora de asuntos públicos Acento, una de las firmas de referencia del sector nacional, puesto que ha conseguido en apenas dos años de vida. Y proyecto que abandona tras la vuelva a la política en Moncloa, como adjunto al jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Según eldiario.es, será la ‘mano derecha’ de Óscar López, actual jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno.

Cese completo de sus cargos en Acento

Desde el pasado viernes, Antonio Hernando ya ha dejado de pertenecer a Acento. Ese día cesó en todos los cargos que tenía en la empresa, incluso en el de administrador.

Esto implica que deja de ser socio de la compañía que él mismo fundó junto a José Blanco y que actualmente preside Alfonso Alonso.

Los datos de la compañía son muy positivos, ya que el año pasado hizo una facturación de 2,1 millones de euros, cifra que solo superaron en España dos empresas: LLYC y Atrevia.

‘Los chicos de Blanco’ reunidos de nuevo

Ese era el apodo que unía a Pedro Sánchez, Óscar López y Antonio Hernando, tres jóvenes del PSOE que aterrizaron prácticamente al mismo tiempo, en un primer momento en Bruselas, y después en Madrid.

Ahora, cuatro años después de haberse distanciado políticamente, e incluso algunos dicen que personalmente, vuelven a reunirse en La Moncloa.

Los tres tienen un pasado en común cuando participaban en el Parlamento Europeo, además de forjar en esa época una amistad que, con las primarias del PSOE saltó por los aires. Sin embargo, los que fueran amigos inseparables y compañeros de partido han vuelto a reconstruir su relación, hasta el punto de que ahora trabajarán codo con codo en el nuevo equipo socialista.