Quantcast

Cómo aliviar el dolor de cuello con estos ejercicios

El dolor de cuello o dolor cervical como también se le conoce es una condición común. Dicho malestar se caracteriza por una molestia en cualquier zona del cuello, ya sean los músculos, las vértebras, las articulaciones, los ligamentos o los nervios. 

También puede ser producto de los golpes o traumatismos, malas posturas que generan tensión muscular, el exceso de estrés o el desgaste de las articulaciones son algunas de las causas frecuentes de esta molestia.

LEA TAMBIÉN: CADA AÑO SE DETECTAN EN ESPAÑA ENTRE 12.000 Y 14.000 CASOS DE CÁNCER DE CABEZA Y CUELLO

Muchos acuden a masajes, toma de medicamentos o estiramientos para aliviar los malestares, sin embargo es preciso aclarar que se debe tener cuidado. Pues un movimiento erróneo podría complicar la situación.

¿Qué significa presentar dolor de cuello?

¿Qué significa presentar dolor de cuello?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el conocido dolor de cuello es un conjunto de signos y síntomas fuertes. Estos alteran el comportamiento normal de las estructuras localizadas en la región del cuello, donde se encuentras las vértebras cervicales.

Dichos dolores, aunque a simple vista parecen ser leves, son los responsables de ocasionar trastornos en el sistema musculoesquetético y en el tejido conectivo.

Tal como hemos mencionado, las causas son diversas y solo un escaso porcentaje es producto de causas graves.

Se dice además que el dolor de cuelo tiende a remitir al cabo de algunos días, pero hay una parte en que el dolor se convierte en un problema cuando no remite de forma natural. Esto sea por factores individuales del afectado, pero hay otros factores que pueden incidir; vida sedentaria , posturas mantenidas durante largos periodos.

También influye el no realizar ejercicios o actividad que impliquen movilidad articular. Como también puede existir un dolor de cuello causado por disfunciones articulares de origen degenerativo osteoarticular. Tensiones musculares o alteraciones neurológicas de la misma región, entro otros.

Los síntomas del dolor de cuello casi siempre es, valga la redundancia, en el cuello pero también es acompañado de tensión muscular, rigidez en los movimientos articulares, sobretodo ante giros o rotaciones y flexión.

Puede ser un dolor en un solo lado del cuello y que se reproduzca con las posturas mantenidas, que no malas, o movimientos del cuello como la rotación. Si presiente que no es tolerable acuda al médico para un diagnóstico.

¿Cómo puedo aliviar el malestar?

¿Cómo puedo aliviar el malestar?
  • Utiliza una compresa caliente

Calienta una toalla o una compresa de gel en el microondas y colócala sobre el cuello envuelta en otra toalla. Aplícala durante 20 minutos y repite 3 o 4 veces al día si es posible.

  • Toma un baño caliente

Un baño caliente ayuda aliviar la tensión. Solo debes relajarte, tomar unos minutos y dejar que el agua caliente haga lo suyo a nivel del cuello durante unos 10 a 15 minutos. De hecho es aconsejable tomar duchas calientes antes de dormir incluso para disminuir la tensión en la zona.

  • Ten una buena postura

Mantén una buena postura y evita movimientos repetitivos con el cuello, si notas que el dolor se produce tras una incorrecta posición deberás corregirla. Mantén la espalda recta y cambia de postura con frecuencia.

  • Un masaje para aliviar molestias

Tal como ya mencionamos, los masajes son totalmente funcionales en estos casos. Te ayudan a mantener la tensión acumulada y aliviar el dolor de cuello en segundos. Estos masajes lo hacen especialistas, así que es recomendable que acudas a una persona profesional para hacerlos.

  • Usa una almohada adecuada

Las almohadas altas aumentan las molestias, por lo que es oportuno elegir una que se adecue a tu cuello.

Ejercicios para aliviar el dolor de cuello

Ejercicios para aliviar el dolor de cuello

Algunos ejercicios para aliviar el malestar causado por el dolor de cuello son los siguientes:

Ejercicio número 1

  • Acuéstese boca arriba en una cama o colchoneta en el piso.
  • Ubique una toalla pequeña por debajo de la cabeza.
  • Suavemente recoja la barbilla.
    Recoja la barbilla por 2 segundos y después relájese.

Ejercicio número 2

  • Acuéstese boca abajo en una cama o colchoneta en el piso.
  • Ubique una almohada por debajo de las caderas.
  • Ubique una toalla por de bajo de la frente.
  • Coloque las manos a los lados.
  • Apriete los omoplatos y levante los brazos.
  • Repita en cada una de las 3 posiciones

Ejercicio número 3

  • Estiramiento de la parte superior de la espalda
  • Siéntese o párese.
  • Entrelace las manos frente a Ud.
  • Mire las manos y alcance hacia el piso hasta que sienta un estiramiento suave en la parte superior de la espalda.
  • Mantenga la posición y después regrese a la posición de partida.

En el momento en que decidas estirar los brazos, cargues peso o realices cualquier movimiento relacionado con el cuello, procura hacerlo pausado y con cuidado para evitar un movimiento que sobrecargue la zona o lesione el músculo.

Si el dolor es persistente y no se detiene, consulte de forma inmediata con un médico para descartar alguna lesión grave.