Quantcast

Tajani cree que faltan líderes en Europa

El ex presidente del Parlamento Europeo Antonio Tajani ha considerado que en estos momentos faltan líderes en Europa, como, a su juicio, hubo en su momento con José María Aznar o Tony Blair por su visión europea y no una visión pequeña nacional. «Europa es el futuro» ha aseverado para reivindicar el valor de la bandera por lo que ha hecho un llamamiento a respetar las leyes, la unidad de España y la Constitución española.

Estos son algunos de los mensajes que ha realizado el político italiano en su participación este martes en Valladolid en una de las sesiones de trabajo de la Convención Nacional del PP a cuyo líder, Pablo Casado, ha deseado que pueda llegar a La Moncloa para liderar ese proyecto europeo que reclama Tajani que también ha exigido soluciones al problema de la inmigración, «una prioridad» para los países del sur.

«No me gusta el semáforo rojo porque mata a la agricultura española, mata a la agricultura italiana», ha añadido en su reflexión respecto a un posible pacto de gobierno en Alemania entre socialistas, verdes y liberales para añadir: «No me gusta la señorita Greta Thunberg, es una niña muy simpática pero ellos que están detrás de ella no hacen una buena política medioambiental».

También ha rechazado la posibilidad de dejar Latinoamérica «a los chinos» y ha lamentado la situación que viven los ciudadanos en Cuba o en Venezuela para sentenciar: «No se puede en 2021 morir de hambre, los niños no pueden morir de hambre en un país súper rico como Venezuela».

Antonio Tajani ha compartido una charla con el presidente de la Junta y presidente autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco, tras haber escuchado al presidente nacional del PP, Pablo Casado, y al ex presidente del Consejo Europeo y de Polonia, Donald Tusk, a quien ha alabado por hablar un «español perfecto» y bromear: «Parece un poco asturiano».

El italiano ha defendido que España e Italia son países hermanos que comparten la misma historia, la misma mentalidad y la misma visión de la vida y ha advertido de que Europa no se puede ver sólo desde el prisma económico, de la industria o de la PAC ya que representa una historia, una identidad que hay que conocer y unos valores.

En este sentido, ha hecho un llamamiento expreso a no dejar de lado a los pueblos pequeños porque cada país y cada pueblo tienen una historia y una identidad local que son parte de la identidad nacional y de la identidad europea. Para ello, ha abogado por apostar por las infraestructuras digitales que permitan a los jóvenes quedarse a vivir en sus pueblos y evitar así que tengan que marcharse a Estados Unidos, Canadá o Israel.

También ha considerado «importante» defender la PAC y la agricultura y la economía agraria, frente a sólo la financiera, por tratarse de un sector que favorece de dinero y el trabajo, como la industria y las pymes.