Quantcast

Cómo puedo saber si la DGT me ha puesto una multa

¿No sabes si la DGT te ha puesto una multa? No te preocupes, existen vías para saberlo e incluso podrías recurrir a la multa en caso que no estés de acuerdo.

En que caso de no saber que tienes una multa de la DGT o bien te encuentres en desacuerdo, puedes recurrir una infracción de la DGT. Que es básicamente imponer una queja debido a que el usuario no está de acuerdo con la sanción. O considera que fue un error.

Es necesario que sepas las razones por las que fuiste multado y en caso que tenga validez completa, solo proceder a cancelar la multa. De lo contrario no se recomienda recurrirla.

LEA TAMBIÉN: DGT: MÁS DE 3.000 EUROS DE MULTA SI NO LLEVAS ESTE DOCUMENTO

Para poder recurrir una multa de la DGT es necesario que conozcas las leyes de tráfico y las de circulación. Es la propia Dirección General de Tráfico quien a través de sus plataformas oficiales enseña y muestra a la ciudadanía de qué manera hacerlo.

Ten en cuenta que al presentar alegaciones a una multa de la DGT se pierde el descuento. Y si esa alegación es rechazada, lógicamente, tendrás que pagar la multa completa. Tal como mencionamos, te recomendamos por tanto que procedas con la solicitud solo en el caso de que te veas con las opciones de ganar.

La posibilidad de la interposición de un recurso de multa de la DGT, puede realizarse desde el primer momento de que reciba el documento de infracción, boletín o resolución de denuncia, salvo que constituya delito penal.

¿Cómo puedo saber si tengo una multa de la DGT?

Es fácil conocer si tienes una multa de la DGT o no. La  Dirección General de Tráfico, cuando ocurra la eventualidad intentará hacerte llegar primero la multa de forma tradicional. Es decir de forma presencial a tu correo postal.

Si no logran que tengas el conocimiento de que te han multado por dicha vía, procederán desde la DGT a publicar el comunicado digitalmente de la multa (como último recurso). Solo en este caso será posible consultarlo online. 

Así que para corroborar si te encuentras multado por vía telemática, es necesario que te dirijas a la web oficial de multas de la DGT. Posteriormente debes hacer clic en la opción de Tablón Edictal.

Ahí en una zona llamada Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico, encontrarás la dirección oficial donde puedes consultar todo lo relativo a si tienes una multa de la DGT o no. Asimismo, podrás ver los pasos y opciones disponibles para cancelar la multa, así como la opción de recurrir o pedir devolución de ser el caso.

Es recomendable que se actualice la dirección de correo electrónico para mantenerlo actualizado y de esta manera recibir la notificación de forma correcta. De esta manera se evitará tener que realizar todo el procedimiento por Internet y tener la seguridad que sabrás en cada momento si te encuentras multado o no.

Desacuerdos

Desacuerdos

Se dice que la multa por exceso de velocidad son unas de las más frecuentes. En cualquier caso, cuando recibes la multa de la DGT, que suele ir acompañada de la foto de turno, comprueba todos los datos: si realmente es tu coche, el color, la matrícula, la fecha, y dónde estabas tú, o tu coche durante esa época.

Si ves que hay algo extraño, que no eres tú, deberás entonces recurrir la multa. Pero siempre con pruebas que indiquen que efectivamente, ese no es tu coche.

Además, siempre queda pedir la homologación del radar, pero esto puede fallar en alguna ocasión. Y si falla, siempre puedes presentar un recurso, para tener otra oportunidad.

Otro caso muy común para estar multado es tras aparcar el coche dónde no debes o no pagar por exceso de tiempo. En este caso, si estás seguro de que no había pasado el tiempo suficiente, es tan simple como presentar las pruebas al Ayuntamiento, que te quitará la denuncia.

Lo mismo ocurre si tienes tarjeta de residencia, y algo ha ido mal. 

En gran parte de los casos, las multas de la DGT se terminan pagando, aunque existen varios motivos que pueden eximir de abonar la cuantía correspondiente. Uno de ellos es, por ejemplo, si presentar algún defecto de forma.

Esto significa que, por ejemplo, el agente de la autoridad competente haya apuntado mal los datos. Por esta razón puedes reclamar sí o sí, y es probable que ganes en un 95% de seguridad.

Se puede evitar pagar la sanción, además, si esta ya ha prescrito o puedes aportar una prueba que demuestre que llevas la razón y la autoridad competente no. Sea como fuere, tampoco pienses que reclamar una multa de la DGT es una tarea especialmente complicada.

Es importante que para triunfar con tu alegación a la Dirección General de Tráfico cumplas con los plazos definidos. Así, para presentar un recurso a la multa de la DGT, debes hacerlo en los veinte días naturales tras el momento en el que recibes la denuncia. Las sanciones, pueden ser notificadas en el acto, publicadas en el BOE o notificadas en el domicilio.