Quantcast

Encuentran posible relación entre el herpes simple y las enfermedades neurodegenerativas

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois Chicago, en Estados Unidos, ha encontrado pruebas de la posible relación entre el herpes simple y las enfermedades neurodegenerativas. La investigación, publicada en la revista ‘Nature Communications’, sugiere que cuando la proteína optineurina (OPTN) está presente en las células restringe la propagación del VHS-1, el virus del herpes simple tipo 1.

En un estudio «inédito», los investigadores también descubrieron una posible conexión directa entre las enfermedades neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y el glaucoma, y el virus del herpes, destaca el doctor Deepak Shukla, profesor de Oftalmología para la Investigación del Envejecimiento del Ojo y vicepresidente de investigación de la UIC.

Los investigadores trataron de descubrir por qué el VHS-1 puede resultar mortal para los individuos inmunodeprimidos, pero no para los sanos. Los herpesvirus infectan de forma natural el sistema nervioso central y pueden provocar trastornos cerebrales y oculares degenerativos, así como encefalitis. Sin embargo, en la mayoría de los individuos, el virus se suprime durante una infección primaria antes de que pueda dañar significativamente el sistema nervioso central.

La nueva investigación sugiere por qué se suprime el VHS-1: OPTN, un receptor de autofagia conservado, dirige selectivamente las proteínas del VHS-1 a la degradación por autofagia, explica Tejabhiram Yadavalli, coautor del estudio y profesor visitante del departamento de oftalmología y ciencias visuales de la UIC.

«La OPTN impide el crecimiento del virus y lo detiene mediante la autofagia, engullendo las partículas del virus dentro de unas vesículas diminutas llamadas autofagosomas. La autofagia que se produce es muy selectiva. Esto tiene un significado para otros virus también», apunta Shukla.

Los investigadores creen que los resultados de este estudio se aplicarán a los ocho herpesvirus humanos diferentes.

Para el estudio, se infectaron ratones con genes OPTN eliminados con el VHS-1 ocular. El crecimiento del virus fue mucho mayor en los cerebros de los animales sin OPTN, matando a las neuronas locales y conduciendo finalmente a la muerte del animal. Esto demuestra que hay una degeneración más rápida de las neuronas cuando no hay OPTN.

Se están planificando estudios adicionales para examinar las mutaciones que se producen de forma natural en la OPTN, como las registradas en pacientes con glaucoma y ELA, y cómo pueden afectar a la salud neuronal y a la infección por VHS-1, explicó Shukla.

«Cuando tienes una mutación de OPTN más un herpes, tienes la receta para crear un desastre en términos de neurodegeneración», advierte Shukla.

«El estudio también muestra que hay un deterioro de la respuesta inmunitaria cuando hay una deficiencia en OPTN. La OPTN es necesaria para señalar una afluencia de células inmunitarias adecuadas en el lugar de la infección. Cuando no la tienes, tienes problemas», explica Chandrashekhar Patil, también coautor del estudio y profesor visitante del departamento de oftalmología y ciencias visuales de la UIC.

Algunos de esos problemas podrían incluir trastornos neurodegenerativos, que los investigadores creen que podrían demostrarse en futuras investigaciones.

«Creemos que tendremos datos que demuestren que otros virus, como el de Epstein-Barr, el del sarcoma de Kaposi o el de la varicela-zóster, van a compartir este mecanismo porque comparten proteínas homólogas», asegura Shukla.

Dado que el herpesvirus se aloja en las neuronas para siempre, se especula que está relacionado con las enfermedades neurodegenerativas. El sistema inmunitario requiere una inflamación para luchar constantemente contra el virus, y las neuronas presentan cierto grado de daño debido a esta respuesta inmunitaria continua, explica el doctor Tibor Valyi-Nagy, profesor de patología, director de neuropatología de la UIC y colaborador de la investigación en el estudio.

El estudio también demostró que los animales sin OPTN e infectados con el VHS-1 después de 30 días perdían la capacidad de reconocer objetos. Shukla subraya que esto podría ser un indicio de que tener el VHS-1 junto con una mutación de la OPTN podría acelerar el daño neuronal, lo que se traduciría en un deterioro cognitivo.

«Parte de nuestra investigación traslacional puede ser cómo podemos corregir los problemas de la OPTN para no tener problemas de neurodegeneración», añade Shukla.