Quantcast

IU llama a defender la movilidad sostenible

IU, a través de su Red Federal de Medioambiente, ha realizado un llamamiento «a la ciudadanía y a los municipios a que defiendan con firmeza de manera práctica una movilidad sostenible que contribuya a hacer frente a los retos medioambientales».

Además y con motivo del inicio de la ‘Semana Europea de la Movilidad’, quiere que esa movilización sirva como «advertencia y respuesta ante las continuas maniobras que la derecha y la ultraderecha ejecutan allí donde tienen capacidad de gobierno».

«Buscan echar por tierra cualquier avance que se haya podido conseguir, mucho más si se ha demostrado su éxito durante años», ha señalado la responsable federal de Ecología de IU, Eva García Sempere.

EJEMPLO, LA «INSUFICIENTE» ORDENANZA DE MADRID

Concretamente, ha puesto como ejemplo la aprobación de la «remozada e insuficiente» ordenanza de Movilidad aprobada por el Ayuntamiento de Madrid, que sustituye a Madrid Central tras «años de ataques políticos y en los juzgados por parte del PP y Vox».

La Red Federal de Medioambiente de IU ha rememorado que «el transporte urbano es uno de los más importantes núcleos de emisión de gases efecto invernadero, junto a otros tóxicos para la salud como el monóxido de carbono (CO), óxidos de nitrógeno (Nox), hidrocarburos no quemados (HC) o los compuestos de plomo».

Y ha constatado que «son muchas las razones para renunciar a la irracionalidad de un modelo antieconómico, profundamente segregador, peligroso e ineficiente».

CAMBIOS «REALES» PARA TERMINAR CON EL «ABUSO» DEL COCHE PRIVADO

Por tanto, ha reclamado que cualquier iniciativa que se ponga en práctica «debe acompañarse por cambios reales de las ideas dominantes en materia de movilidad para terminar con el abuso del vehículo privado».

«No es de recibo hacer llamamientos a la conciencia de la gente que no vayan acompañados de actuaciones que restrinjan de verdad el tráfico de automóviles y estimulen los medios alternativos», ha ahondado.

La Red de Medioambiente de IU ha detallado que «la credibilidad de las jornadas sin coche y muchos discursos institucionales que las soportan depende de que sean visibles los pasos prácticos que dan esas mismas administraciones».

En consecuencia, ha demandado un «nuevo reparto del espacio urbano que priorice los desplazamientos a pie, la bicicleta y el transporte público colectivo, acompañado de actuaciones de disuasión y restricción del vehículo privado».