Quantcast

Esparza y Casado rechazan el homenaje al etarra Henry Parot

El presidente de UPN, Javier Esparza, y el presidente del PP, Pablo Casado, han mostrado este martes su rechazo al homenaje al etarra Henry Parot, condenado por el asesinato de 39 personas, que se va a realizar este sábado en Mondragón.

«Es insólito que en un país moderno como España se produzcan este tipo de actos tan deleznables. Esto no ocurre en ningún otro país de la Unión Europea», ha afirmado el líder de UPN.

Los líderes de ambas formaciones han mantenido una reunión en Madrid con el objeto de abordar asuntos de interés para Navarra y el conjunto de España en los que UPN y PP pueden defender posiciones comunes, ha informado la formación regionalista en un comunicado.

A la salida del encuentro, Javier Esparza ha criticado que «el Partido Socialista siga manteniendo sus pactos y alianzas con el partido de Otegi tanto en la Comunidad Foral como en España, como si no pasara nada».

«Lo que está ocurriendo es que tanto Sánchez como Chivite están presidiendo un gobierno con los votos de Bildu, lo que es indigno e infame y lo que sería totalmente inaceptable en cualquier estado democrático y avanzado», ha apuntado.

Además, ha señalado que «ya no nos valen las condenas por parte del socialismo; sus palabras quedan huecas si no van acompañadas de hechos».

Esparza, que asistirá por la tarde a la sesión plenaria del Senado en la que el senador de UPN, Alberto Catalán, va a interpelar al ministro Marlaska por las medidas que tiene previsto establecer para impedir la celebración de homenajes y actos de apoyo a los asesinos de ETA, ha criticado que «esta semana vemos cómo, fruto de tener un presidente en manos de ERC y EH Bildu, mientras Sánchez dialoga con los independentistas catalanes y vascos, ellos piden la amnistía para los golpistas y sacar de la cárcel a Parot, asesino de 39 inocentes».

«Lamentablemente, tanto el gobierno de Sánchez como el de Chivite pasarán a la historia por haber fraguado pactos con Bildu que van contra la ética y la decencia democráticas y por haber cruzado la línea roja de entenderse con un partido incapaz de renegar de la trayectoria criminal de la banda terrorista ETA», ha apuntado.