Quantcast

La construcción concentra el 6% de la emisión de facturas electrónicas

El sector de la construcción concentra el 6,04% de las empresas emisoras de factura electrónica en España y el 5,65% de las compañías receptoras en 2020, según informó este martes la compañía Seres, dedicada al intercambio electrónico seguro de Documentos.

Estas cifras posicionan a la construcción como el tercer sector en el que más se utiliza la facturación electrónica, por detrás de las empresas manufactureras y el retail.

A pesar de estos datos, Seres aclaró que este crecimiento se debe al número de empresas del sector de la construcción que han apostado por la factura electrónica más que al número de facturas emitidas o recibidas.

Por este motivo, aunque el 6,04% de las empresas constructoras han implementado el uso de la factura electrónica, estas solo representan el 0,81% del total emitidas.

En el caso de las recibidas, las facturas en este sector suponen un 0,57 %, por lo que Seres concluye que su uso todavía es reducido.

El director de Marketing y Mass Market de Seres, Alberto Redondo, recordó que la construcción fue uno de los primeros sectores en recuperar la actividad durante el confinamiento, por lo que «las soluciones digitales supusieron unas valiosas herramientas para seguir operando».

Sin embargo, en el ámbito inmobiliario la utilización de la factura electrónica es todavía menor, con un 0,19% de empresas emisoras y un 0,59% de receptoras.

«La factura electrónica sigue teniendo ante sí un amplio campo de desarrollo en el conjunto del sector inmobiliario, donde podría aportar importantes ventajas económicas, operativas y ambientales», agregó Redondo.

A lo largo de 2020, en España se emitieron 240.731.047 facturas electrónicas, un 16,60% más que en 2019, con Madrid como la comunidad autónoma que más volumen de emisión registró, el 36,81% del total.

El uso de la factura electrónica está más extendido en el sector servicios, con el 61,78% de los documentos emitidos y el 77,17% de los recibidos, con un 55,88% de empresas que las emiten y un 58,52% que las reciben.

Las pequeñas empresas son las que más apuestan por estos documentos y concentran un 34,78% de las emisiones totales y un 32,09% de las recepciones.

El informe de Seres sostiene que el uso de la factura electrónica permitió ahorrar más 1.868 millones euros en costes de gestión en 2020 y evitó el uso de papel equivalente a 12.960 pinos.