Quantcast

Los mejores locales para hacer más llevadera la vuelta a la rutina

  • Cañas, picoteo y risas: no hay nada como salir del trabajo y tomar algo antes de llegar a casa para hacer más llevadera la vuelta a la rutina de septiembre.
  • Desde Candela Restaurante en el barrio de Chamartín a Salmon Guru en pleno centro, aquí te presentamos los 10 mejores lugares para disfrutar del afterwork en Madrid.

Llega septiembre y con él la vuelta a la rutina y a la oficina. Sin embargo, siempre hay formas de hacerla más llevadera. No hay nada como salir del trabajo y tomar algo con amigos y compañeros. ¿Unas cañas en la terraza de Candela Restaurante con su estupenda ensaladilla? ¿Unos vinos con los encurtidos de Hermanos Vinagre? Para que no te pierdas entre tantas opciones, te presentamos los mejores lugares para que el regreso al trabajo se te haga más llevadero. 

Hermanos Vinagre

Bar
Hermanos Vinagre

El número 58 de la calle Narváez estuvo ocupado durante muchísimos años por una mantequería, uno de esos comercios tipo ultramarinos, con el escaparate abarrotado de productos, que se están perdiendo irreversiblemente en la ciudad. Los dueños se jubilaron y el local quedó sin actividad, hasta que este mes ha reabierto transformado en otro negocio igualmente castizo: Hermanos Vinagre, un bar de toda la vidaCon un nombre que ya pone en guardia las papilas gustativas, es la nueva parada ineludible en la ruta de tapeo que vertebra la zona de Ibiza, uno de los hervideros gastronómicos del momento e ideal para ese afterwork de regreso a la rutina.

Hermanos Vinagre es un local no muy grande, presidido por una amplia barra en forma de ele y una repisa corrida a lo largo de toda la pared, forrada de espejos, para que los parroquianos apoyen caña y plato. El suelo y la columna central están cubiertos de teselas color crema, verde y rojo, que completan ese inconfundible ambiente de taberna. Poco más, ya que la sencillez ha sido el objetivo de la decoración –a cargo del estudio de Cristina Carullo–, que ha cedido el protagonismo a un gran panel en el que, como en los bares de antaño, se anuncia la carta: unos 15 productos fijos, más alguno que se puede ir sumando en función del mercado.

Los amantes del vinagre disfrutarán de lo lindo: hay gildas (pinchos de aceitunas, piparras y anchoas) y banderillas variadas, que pueden ser de anchoa, pulpo, atún fresco, bacalao ahumado, boquerones en vinagre, etc. La anchoa del Cantábrico –a la que se rinde homenaje en el logotipo flamenco del local– se propone de otras tres maneras: preparada y aliñada, sobre una tosta de mantequilla o con pimiento verde confitado, en un pequeño recipiente de metacrilato con forma de lata de conservas, además de en el clásico matrimonio (con el boquerón como cónyuge).