Quantcast

Senadores PP exigen al Estado que «apruebe el baremo de discapacidad»

El Partido Popular ha instado al Gobierno de España, a través de una moción en la Cámara Alta, a que «agilice el proceso para la aprobación y puesta en marcha el baremo para la obtención del grado de discapacidad que el Gobierno del PP dejó listo en 2017 y consensuado con las organizaciones».

La portavoz del PP en la Comisión de Discapacidad en el Senado, Violante Tomás, ha justificado la necesidad de su puesta en marcha para que «las personas tengan una valoración adecuada de su discapacidad, que les permita acceder a los derechos y beneficios que implica y que tratan de compensar la falta de igualdad de oportunidades y el sobrecoste de tener una discapacidad».

Tomás ha explicado que «el actual baremo se ha quedado obsoleto y los criterios que utiliza para valorar la discapacidad se han quedado desfasados». Al hilo, ha puntualizado que «hay situaciones y condiciones que no están siendo reconocidas y que afectan, sobre todo, a la discapacidad orgánica».

La ‘popular’ ha destacado que «el nuevo baremo, adaptado al modelo social de derechos humanos, contempla la interacción de cada persona con su entorno y la prestación de apoyos personalizados».

Además, ha incidido en que «el baremo que rige actualmente se centra en el individuo y sus limitaciones, sin considerar los efectos e interrelaciones entre el entorno social y la realidad biológica».

El Partido Popular, tal y como ha explicado Tomás, inició los trabajos con el sector de la Discapacidad, «consiguiendo consensuar, en 2017, entre las organizaciones de la discapacidad articuladas en torno al CERMI, con el Gobierno y las comunidades autónomas, un nuevo baremo adaptado a la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas».

Un baremo que, como ha subrayado la senadora del PP, «incorpora mejoras para el reconocimiento de situaciones vinculadas a la discapacidad orgánica, pero, a día de hoy todavía no se ha implementado».

Con todo, la senadora ha remarcado que «no obtener el certificado de discapacidad se traduce en falta de adaptación curricular en la educación, dificultades de acceso y mantenimiento del empleo, no poder acceder a plazas específicas para personas con discapacidad en las oposiciones, dificultades para acceder a ciertas prestaciones económicas, pérdida de amistades y relaciones por la dificultad de relacionarse con el entorno y la aparición de otro tipo de patologías por el no reconocimiento de ciertos síntomas provocados por patologías no incluidas en el baremo».