Quantcast

El Festival de Mérida cierra con 81.000 espectadores en el teatro romano

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha cerrado su 67 edición, la segunda condicionada por la pandemia, con 81.000 espectadores en su escenario principal, el teatro romano de la capital extremeña, y con unos ingresos de taquilla que ascienden a 1.917.750 euros, que arrojan un superávit aproximado de 400.000 euros, a falta del cierre definitivo.

A los datos del teatro de Mérida, ofrecidos en un primer balance este miércoles por el director del festival, Jesús Cimarro, acompañado por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, hay que sumar los asistentes en los espacios de sus extensiones en Medellín, Cáparra y Regina, que elevan los espectadores totales a 92.700, mientras que los asistentes totales se disparan a 147.181 teniendo en cuenta todas las actividades que impulsa el certamen en la capital autonómica y en una veintena de localidades.

Unas cifras que se producen teniendo en cuenta las restricciones de aforo impuestas para combatir la pandemia, que impedían superar el 75% del aforo, dejando asientos libres entre grupos de espectadores, y que permiten al director del certamen, Jesús Cimarro, destacar que el festival ha salido «airoso» de su segunda edición condicionada por el coronavirus.

«El público ha respondido masivamente», ha destacado Cimarro, con 20 llenos consecutivos, algo que no se había producido nunca en la historia del certamen, con tres espectáculos, ‘Golfus de Roma’, ‘Edipo’ y ‘Las suplicantes’, con todas sus funciones con las entradas agotadas.

En su conjunto, en la presente edición se ha colgado 42 veces el cartel de ‘no hay localidades’, en función del aforo permitido. Veintiséis de ellas en el Teatro Romano de Mérida, dos en la extensión de Cáparra y 14 llenos en el Off Agusto en Mérida.

Unos datos que suponen, ha añadido Cimarro, la prueba de la «gran fortaleza» del Festival y su capacidad de «resistir los avatares y de atraer a espectadores, ávidos de cultura segura». Así, se ha mostrado convencido de que con el aforo al 100% las cifras de espectadores hubieran sido más altas, porque «se ha quedado mucha gente en la calle», algo que reconoce que no le gusta, pero que responde al cumplimiento de los protocolos sanitarios.

ESPECTADORES Y ASISTENTES

En concreto, la programación escénica en Mérida, Medellín, Regina y Cáparra ha atraído a 92.722 espectadores. De todos los que asistieron a las funciones de los cuatro espacios escénicos principales, 37 personas se han visto beneficiadas de forma directa por las medidas de accesibilidad para personas con dificultades visuales o auditivas.

De igual forma, 66 espectadores han reservado espacios destinados a personas con movilidad reducida en silla de ruedas en el Teatro Romano de Mérida; otras cuatro en Medellín y dos más en Cáparra.

En cuanto a la accesibilidad e inclusión teatral, esta edición ha contado con la participación del grupo La Ruina Teatro, de la ONCE, formado por actores con discapacidad visual, que pusieron en escena la obra El coro en la extensión de Regina.

Las exposiciones Imperium. Imágenes del poder en Roma, en el Museo Nacional de Arte Romano ha recibido a 46.031 visitantes y Koilon, en la sede del Festival, 220. Por su parte, la exposición Theasthai, en Santiponce, ha registrado 175 asistentes.

Los pasacalles Discípulos de Ícaro. El Musical y Aquiles han tenido 7.000 espectadores. La programación Off Agusto en Mérida 2021 la han disfrutado 5.256 personas, tanto el cine como las representaciones.

A todo esto hay que sumar las 210 personas que asistieron al Ciclo de Conferencias X Encuentro con los Clásicos; los 32 participantes en el cuarto encuentro de creadoras escénicas bajo el título El coro y las mujeres en el teatro grecolatino como asamblea política y construcción de la ciudad; los 396 que asistieron al III Encuentro Internacional de Periodismo Móvil y Cultura de forma presencial o por streaming a través de Youtube y los 950 espectadores que han disfrutado los domingos por la mañana con la representación teatral infantil (Muchos más) Héroes y heroínas.

La labor específicamente formativa que ha desarrollado en esta edición el Festival ha sido amplia y muy bien acogida en sus múltiples propuestas. Desde los Talleres Ceres de teatro impartidos en 20 localidades extremeñas a los que han acudido 360 alumnos; el Campo Internacional de Voluntariado, que este año ha contado con 15 jóvenes participantes; y el taller de Canto e Interpretación realizado en colaboración con la escuela de música La Octava de Mérida, al que asistieron 20 personas.

PÚBLICO JOVEN

Por su parte, el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ha destacado que un motivo de «especial interés» que pudiera salir «todo bien», porque es «bueno» para Extremadura y para la cultura del país «ser capaces de organizar una programación de casi dos meses, con un porcentaje de aforo importante».

Así, ha celebrado la respuesta «muy satisfactoria» de los espectadores de todas las edades, y en concreto ha mostrado su «enorme satisfacción y alegría» comprobar que ha habido gran cantidad de público joven.

«Cuando ve a jóvenes ir al teatro como una actividad normal de sus vidas, sabes que es una de las mejores inversiones que se pueden hacer», ha dicho Vara.

En esta línea, Cimarro ha destacado la presencia de grupos de chicos de más corta edad, especialmente en las representaciones de ‘Edipo’, protagonizada por actores mediáticos y jóvenes, con algunos de los cuales pudo intercambiar unas palabras, y que le reconocieron que a sus 18 años era la primera vez que iban al teatro fuera del colegio.

Cimarro ha señalado que la población desde los 16 hasta los 30 años va «poco» a las actividades culturales, y es en esta franja donde quieren «incidir» en próximas ediciones, porque es «sembrar para recoger en años venideros». Para ello se plantea ofrecer una programación «muy variada» para todos los públicos, con alguna propuesta dirigida a este público.

REPERCUSIÓN DEL EVENTO

La repercusión mediática del festival ha vuelto a ser amplia, constante y siempre con un tono positivo. Han sido un total de 6.198 noticias repartidas de la siguiente forma: 176 piezas, reportajes y entrevistas en televisión; 351 cortes e intervenciones en radios; 1.163 noticias de prensa escrita; y 4.508 impactos ‘on line’. El valor publicitario de esta repercusión mediática es de 39.528.695,86 euros y el valor de comunicación es de 118.586.087,58 euros.

El 67 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida ha tenido igualmente una significativa presencia en las principales redes sociales, como Facebook, Twitter, Youtube e Instagram, donde cuenta ya con 63.121 seguidores fieles, un 8,13% más que el año pasado. La 66 edición concluyó con 58.376 seguidores en el conjunto de sus redes sociales.

La actividad en la página de Facebook, con 30.321 Me Gusta, ha conseguido una notable audiencia. Más de cuatro millones de usuarios han visto alguna de las publicaciones de la página. El perfil del Festival en esta red social ha sumado 179.964 clics en sus contenidos en los últimos tres meses.

En Twitter, el Festival ha ganado en los últimos meses 552 seguidores más, situándose en 16.883 seguidores actualmente. Asimismo, el canal de Youtube del Festival ha ganado 239 suscriptores, acumulando 1.170 y ha registrado 545.985 visualizaciones de sus vídeos, con un crecimiento del 18,3% respecto al mismo período del año pasado, y con una estimación de 46.788 minutos de visualización en lo que va de año.

La mayor audiencia del canal de Youtube, con un 88,3% de las visualizaciones, se encuentra en España y el resto de la audiencia mayoritaria es de México y Ecuador.

Por último, el perfil de Instagram del Festival tiene registrados 14.747 seguidores, lo que supone 2.460 seguidores más en el último año, un 20% más que el cierre de la edición de 2020.