Quantcast

Los chubascos se mantienen en amplias zonas

Las nubes, chubascos y tormentas acompañadas de rachas de viento fuerte y granizo seguirán afectando a buena parte de la Península y Baleares después de las cantidades torrenciales recogidas este martes en algunos puntos del país y las temperaturas más calurosas de los próximos días se alcanzarán en el sur de Galicicia, Mallorca, Levante y Andalucía, según ha pronosticado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha señalado que los próximos días estarán marcados por un ambiente de «cierta inestabilidad atmosférica», con chubascos especialmente frecuentes el miércoles, jueves y viernes, algo menos abundantes y fin de semana en general estable, pero también de nuevo, con chubascos tormentosos en puntos sobre todo del este de la Península y otras áreas dispersas del centro y del norte.

En cuanto a este miércoles, ha informado de que las nubes crecerán en amplias zonas de la Península y Baleares y dejarán chubascos «irregularmente repartidos», aunque los más probables se esperan en la zona centro y en la mitad oriental peninsular, que podrán ser fuertes y estar, además acompañados de granizo y rachas fuertes de viento en zonas en puntos de Extremadura, sur de Castilla y León, Comunidad de Madrid Castilla-La Mancha, este de Andalucía, interior de la Región de Murcia, interior de la provincia de Valencia, en Castellón, en el sur de Aragón, sur de Cataluña y Pirineo y no se descartan en zonas próximas.

«Este miércoles tenemos una amplia zona de la Península con posibilidad de chubascos fuertes», ha comentado Del Campo que prevé también algún chubasco «débil» en Baleares y, en cuanto a las temperaturas, señala que bajarán «especialmente» en todas las regiones afectadas por las tormentas. Los valores más altos no alcanzarán los 35 grados centígrados y se producirán en el sur de Galicia y en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.

Del Campo ha comentado que en las últimas 48 horas, las temperaturas fueron altas en los valles de los grandes ríos atlánticos de la mitad sur, es decir, Tajo, Guadiana y Guadalquivir, con registros superiores el lunes, 23 de agosto, 41 grados centígrados en Talavera de la Reina (Toledo).

El martes, según los datos de la AEMET, se produjo un descenso térmico pero «aún así» se pasó de 36 o 37 grados centígrados en esas mismas zonas de los valles de los grandes ríos.

No obstante, ha precisado que «lo más destacable» del martes fueron los chubascos tormentosos en ocasiones fuertes y acompañados de granizo, que se produjeron en el centro, sur y este de la Península en puntos de Cáceres, Albacete, Valencia, Tarragona, Teruel o Jaén, donde se llegaron a alcanzar intensidades torrenciales, es decir más de diez litros por metro cuadrado en menos de diez minutos.

Del Campo ha indicado de que este martes se recogieron 60 litros por metro cuadrado en menos de una hora en Albarracín (Teruel) y durante la madrugada del martes al miércoles en el entorno de Tortosa (Tarragona).

Asimismo ha señalado que «en las próximas horas» se mantendrá la situación de inestabilidad atmosférica favorecida por la presencia de una vaguada en niveles medios y altos de la troposfera. Es decir una vaguada que, al encontrarse con aire subtropical húmedo da lugar a la formación de nubosidad abundante y a que caigan chubascos tormentosos.

Respecto al jueves y al viernes ha adelantado que la Península y Baleares seguirán bajo una situación meteorológica, que se denomina «pantano barométrico» en la que no afectan de manera clara ningún anticiclón y ninguna borrasca.

Así, expone que todavía llegará aire frío a niveles medios y altos de la troposfera, especialmente el jueves, y esto dará lugar a cierta inestabilidad atmosférica por lo que el jueves crecerán otra vez nubes de evolución a lo largo del día.

Esta situación, además está ayudada por el calentamiento de la superficie y por las nubes de evolución que darán lugar a chubascos tormentosos de nuevo irregularmente repartidos, pero más probables en el norte y centro de la Península.

Del Campo espera que los chubascos seean menos frecuentes e intensos que los días anteriores y menos intensos que el miércoles, pero podrían alcanzar intensidad fuerte en puntos del Pirineo, del sistema Ibérico y en el interior de Galicia. Tampoco descarta algún chaparrón, más débil, en Baleares, sobre todo en Mallorca.

Respecto al viernes, prevé que vuelvan a crecer las nubes de evolución con posibilidad otra vez de chaparrones en las mismas zonas que la jornada anterior, pero en esa ocasió nserán aún más dispersos y ocasionales. El viernes asimismo se esperan nubes, nubosidad abundante, nubes bajas o bancos de niebla que zonas costeras y las temperaturas subirán tanto el jueves como el viernes.

El portavoz adelanta que esos dos días, jueves y viernes serán calurosos para la época, sobre todo el viernes, cuando rondarán los 35 grados centígrados en el sur de Galicia, nordeste peninsular, zona centro y en el sur de la Península, así como en puntos de Mallorca.

El viernes en puntos del interior de la Comunidad Valenciana de la Región de Murcia y en el Valle del Guadalquivir pasarán incluso de 38 grados centígrados. «Calor intenso, sobre todo para estar ya a finales de agosto», comenta Del Campo que prevé que el fin de semana predomine en general el buen tiempo en la mayor parte del país.

De ese modo, ha avanzado que se espera un tiempo estable y sin precipitaciones aunque a partir del mediodía se producirán chubascos tormentosos en puntos dispersos del nordeste, en el centro y en el este de la Península y algunos de estos chubascos podrán llegar a alcanzar intensidad fuerte, sobre todo en el sistema Ibérico y el domingo en el entorno del Golfo de Valencia.

Respecto a las temperaturas, prevé que bajen en toda España aunque se mantendrá un ambiente caluroso para esta época del año en buena parte dle interior peninsular y habrá valores normales e incluso algo más frecos para la época en las zonas costeras.

Para Canarias, el portavoz de la AEMET pronostica que en los próximos días predominará el régimen de vientos alisios con nubes en el norte de las islas más montañosas y que las temperaturas ascenderán a partir del viernes.