Quantcast

Caminando Fronteras muestra en Melilla su preocupación por los 41 inmigrantes llegados a Isla Tierra

La organización no gubernamental (ONG) Caminando Fronteras, que lleva desde el sábado denunciando que las autoridades españolas quieren expulsar a 41 migrantes llegados a la Isla Tierra –de soberanía española, situada a 50 metros de la costa marroquí y a 120 kilómetros de Melilla–, ha asegurado este domingo que lleva 12 horas sin noticias sobre el estado de estas personas y muestra su preocupación sobre sus vidas.

Según ha detallado la organización, entre las 41 personas que habrían alcanzado el archipiélago perteneciente a las islas Alhucemas, completamente deshabitada, «hay tres mujeres embarazadas, dos bebés y cuatro niños de entre ocho y 15 años» que proceden de siete países diferentes: Bangladesh, Burkina Faso, Camerún, Costa de Marfil, Mali, República Democrática del Congo y Senegal.

La activista y fundadora de la citada ONG, Helena Maleno, ha asegurado que llevan desde la noche de este sábado «sin poder contactar con ellos», después de que a las 20.01 horas de este día las mujeres denunciaran que estaban siendo «atacadas con material antidisturbios y gas lacrimógeno», al tiempo que lloraban «mientras intentan proteger a sus niños de la violencia». Maleno ha señalado que han sido «20 minutos desoladores de golpes y llantos ininterrumpidos».

La activista ha explicado que a las 20.32 del sábado tuvieron su último contacto con estos migrantes y ante la falta de noticias ha advertido que «sus vidas pueden haber corrido un grave peligro». La defensora de derechos humanos ha señalado que esta situación en la Isla Tierra se producía mientras el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «recibía refugiados de Afganistán ante las cámaras» y «militares españoles intentaban devolver ilegalmente y con violencia a decenas de personas a Marruecos».