Quantcast

Descubre las islas más espectaculares y tranquilas de España

Buscar un destino idílico, tranquilo y cerca de casa es uno de los mayores objetivos de los que todavía no se han ido de vacaciones. Si eres uno de ellos no te preocupes, porque España cuenta con lugares casi ‘desconocidos’ para muchos donde la desconexión y las nuevas experiencias están más que garantizadas. Nos referimos a algunas de sus islas que, lejos de la masificación turística que se vive en otros lugares, son pequeños oasis donde relajarse entre aguas de ensueño y una naturaleza casi virgen.

Si estás planeando tu viaje, toma nota de estos tesoros del mar en el Mediterráneo y en el Atlántico que, de la mano de Rumbo.es, te descubrimos

Las Islas Cíes, el «Caribe Gallego» que acoge la «mejor playa del mundo» al lado de casa

En la parte Baja de las Rías gallegas – conocidas como las Rías Baixas – encontramos las Islas Cíes (Monteagudo, do Fato y San Martín) que pertenecen al archipiélago de Pontevedra y que forman parte de la Illas Atlánticas de Galicia. Un Caribe Gallego que hay que visitar, al menos, una vez en la vida. La forma de acceder a las Cíes es por mar. Se encuentra a tan solo cuarenta minutos desde Vigo, la ciudad Olívica; aunque también se puede acceder desde Cangas, otro pequeño paraíso que dispone de 39 arenales y de numerosos miradores. Puedes aprovechar el viaje para conocer otros puertos de salida, como Baiona o Sanxexo, que son realmente encantadores. Y si te decides a ir, no te puedes perder la playa de Rodas, reconocida internacionalmente como «la mejor playa del mundo».

Isla de Tabarca y su historia de piratas

Esta isla de calas y playas transparentes, albergada en el pasado por piratas berberiscos, y rodeada de murallas declaradas Bien de Interés cultural y Conjunto Histórico Artístico, está situada en pleno Mar Mediterráneo, concretamente en la Comunidad Valenciana. Se encuentra a tan solo 40 minutos en barco desde Alicante, que también es una parada obligatoria, especialmente el Castillo de Santa Bárbara, pues ofrece la mejor panorámica de la ciudad. El trayecto también se puede realizar desde otras ciudades de la Costa Blanca, como Santa Pola o Benidorm. Todas ellas hacen una cadena de paraísos que no te cansarás de visitar. De hecho, este año la Costa Blanca vuelve a estar de moda, con un incremento en las reservas de 14% con respecto a 2020.

El hogar de los leones marinos: Isla de Lobos

Entre las islas de Lanzarote y Fuerteventura, apenas a 15 minutos de navegación desde esta última, se encuentra la Isla de Lobos, habitada en el pasado por leones marinos. Se pueden ir en ferry, watertaxis o mediante tours organizados. Desde Lanzarote parten desde Corralejo, uno de esos enclaves que no son tan populares, pero que constituyen una joya de la naturaleza, con paradisiacas playas de arena blanca y agua turquesa. Puedes salir también desde Playa Blanca, el tercer enclave turístico de la zona. Si partes desde Fuerteventura tienes la oportunidad de conocer un destino único, que este año ha visto crecer sus reservas 69% con respecto al año pasado. Como curiosidad: solo se puede pasar cuatro horas en la isla, pero es tiempo suficiente para dar una vuelta completa o para conocer las dos playas habilitadas: el Puertito de Lobos y la Playa de la Concha ¿A qué estás esperando?

Cabrera, el archipiélago inhabitado

Apenas a 10 kilómetros de la costa sur de Mallorca se encuentra un archipiélago inhabitado de 19 islotes, que se utilizó en el siglo XIX como prisión. El mayor atractivo del Parque Nacional de Cabrera es su abundante flora y fauna, única en el mundo que se puede apreciar tanta afuera como dentro del agua ¡Tienes que hacer esnórquel sí o sí! Para llegar a este pedazo de paraíso basta con coger un barco desde la Colonia de Sant Jordi, que cuenta con las playas más bonitas y las calas más tranquilas de Mallorca, además de un entorno urbano muy acogedor. Mallorca este año despunta como destino favorito de los españoles con un aumento de las reservas de 108%, con respecto al año pasado. Si no la has visitado, es tu oportunidad ¡Importante! No olvides comerte un buen trozo de ensaimada.

La isla de Ons: el gran tesoro desconocido de la historia

Esta isla, situada a la entrada de la Ría de Pontevedra, es la gran desconocida del Parque Nacional de las Illas Atlánticas de Galicia, sin embargo, merece una mención aparte porque es el lugar perfecto para desconectar, ya que no hay ruido ni iluminación por las noches. Habitada antiguamente por piratas, en la actualidad se pueden encontrar restos romanos, de reyes medievales, piratas y godos, entre otros. Únicamente hay dos formas de visitar la isla: en barco privado o con una naviera desde ciudades estrella de Galicia: Sanxenxo, zona del litoral con más banderas azules de toda España; Portonovo, pueblo costero donde abunda la tranquilidad; Bueu, lugar donde comienza la ría de Pontevedra; y Vigo, la mayor ciudad de Galicia. Ya ves, no hay excusas para no visitarla y enamorarte de su espectacular naturaleza y la tranquilidad que se respira en cada rincón de la isla.

Recorre una isla sin asfaltar: La Graciosa

A tan solo treinta minutos en barco desde Lanzarote, y perteneciente al Archipiélago del Chinijo, se encuentra La Graciosa, pueblo pesquero lleno de paisajes volcánicos, playas vírgenes y con la mayor reserva marina de Europa. Para llegar allí existen línea de ferrys que parten cada media hora desde el puerto de Órzola en Lanzarote, isla con una impresionante concentración de playas y miradores de escándalo. Debido a que se encuentra sin asfaltar, y con el fin de preservar la reserva natural, nuestra recomendación es visitar la isla andando o en bicicleta, aprovechando para perderte y disfrutar de todo su encanto. Como dato importante, las reservas a este destino se han disparado un 91% en comparación con el año pasado.

Para los amantes de lo único: Isla Columbretes

Este archipiélago situado en el Mar Mediterráneo, se encuentra a 49 kilómetros de Oropesa del Mar, en la Comunidad Valenciana, y está compuesto por 4 islas: La Grossa, la Ferrera, la Foradada y el Carallot. El viaje comienza desde Castellón dura aproximadamente dos horas y media. Su mayor atractivo es que permite a los amantes del buceo y de la naturaleza conocer un ecosistema único y rico en el que abundan nuevas especies, debido principalmente al aislamiento al que está sometida y a su condición volcánica. Puedes aprovechar el viaje para darte un paseo por Valencia, un destino que combina lo mejor de las urbes con la naturaleza, que ha visto crecer sus reservas este año un 38%.