Quantcast

Asociaciones monárquicas y NNGG del PP se concentran frente al Palacio de Almudaina

Societat Civil Balear, Hermandad Nacional, Monárquica de España, Concoria Real Española, Federació de Veïnats de sa Ciutat de Palma y miembros de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP se han concentrado este lunes frente al Palacio de la Almudaina para apoyar a los Reyes.

El acto se ha organizado con motivo del arranque de la agenda oficial en Mallorca del Rey Felipe VI, que a lo largo de la mañana se ha reunido con la presidenta del Govern, Francina Armengol; el presidente del Parlament, Vicenç Thomàs; el alcalde de Palma, José Hila, y la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera.

El monarca ha llegado en coche oficial sobre las 9.30 horas a la Almudaina, custodiada por un fuerte control policial. Ha sido recibido con gritos de ‘¡Viva el Rey!, ¡Viva España!’ por los integrantes de la concentración, quienes portaban banderas y pancartas en apoyo a la monarquía.

Durante la concentración, la vicesecretaria nacional de Acción Social de NNGG, Catalina Mascaró, ha leído el manifiesto acordado entre todas las asociaciones. Han asegurado que «el actual Gobierno de España le niega a la monarquía el ejercicio de su valor más preciado y fundamental, servir a los intereses del estado».

Según dicho manifiesto, el Rey debe «jugar un modélico arbitraje interno y de promoción en el exterior». Además, en el texto han señalado que «a Felipe VI se le ha impuesto una mordaza por parte de un Gobierno populista influenciado por su coalición con la extrema izquierda».

Asimismo, han destacado que «el monarca simboliza la unidad y la permanencia de España, lo que para el Gobierno supone un obstáculo a la hora de someterla y destruirla». Precisamente, todos y cada uno de los políticos con los que el Rey se ha reunido hoy, han sido abucheados con gritos de ‘¡Fuera!, ¡Dimisión! y ¡No al Gobierno Comunista!’.

En este sentido, el presidente de la Hermandad Nacional Monárquica de España, José Fernández, ha explicado en declaraciones a la prensa que «la monarquía palamentaria es la que le ha dado a España 40 años de paz, tranquilidad y prosperidad».

«Estamos en contra de todos aquellos que quieren acabar con este sistema político. Por ello, venimos a darle nuestro apoyo a su majestad el Rey, para que se sienta como en su casa, como siempre ha sido en Mallorca», ha detallado.

Hernández también ha incidido en que «en una monarquía parlamentaria, quien se equivoca con las decisiones es el presidente del Gobierno». Ha explicado que ello se debe a que «la monarquía reina, pero no gobierna». Además, ha pedido que «se respete la neutralidad del Rey y que se le deje al margen de las decisiones políticas».

CONCENTRACIÓN EN CONTRA DEL RÉGIMEN CUBANO

Cabe destacar que junto a las escaleras de la Catedral también ha esperado una pequeño grupo de residentes cubanos. Ataviados con banderas de su país y con una pancarta crítica con el régimen castrista, han reclamado «una Cuba libre».

En este sentido, han exigido que el Gobierno de España «reconozca que Cuba es una dictadura». Precisamente, han increpado a Armengol a su llegada con gritos de ‘¡Mala gobernante! y ¡Libertad!’.

Han explicado que lo que está sucediendo en su país es «muy grave» y que la oposición cubana «se encuentra en una situación límite». Asimismo han asegurado que más allá de los temas sociales, «hay unos intereses económicos y que el apoyo de China al régimen no es gratuito».

Además, han señalado «la afinidad del pueblo cubano con España», motivo por el que reclaman más apoyo del país.