El TSJ de Madrid aboga por una normativa «más completa»

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Celso Rodríguez Padrón, ha asegurado este martes que los órganos judiciales no se han visto «utilizados» a la hora de avalar las restricciones establecidas por la Covid-19 pero ha abogado por una normativa «más completa» para una mayor seguridad jurídica.

Durante el acto de presentación de la Memoria de actividad correspondiente al año 2020, Rodríguez Padrón se ha referido así a las distintas resoluciones judiciales dictadas por distintos tribunales superiores de justicia de comunidades autónomas sobre las restricciones acordadas al amparo de la pandemia de la Covid-19.

«Los órganos judiciales no nos hemos visto utilizados», ha subrayado durante su intervención, en la que ha defendido que ante este tipo de limitaciones que afectan a cuestiones fundamentales como limitaciones de la movilidad frente a una cuestión sanitaria es necesario acudir a la justicia «ante la ponderación de derechos».

A pesar de no sentir esa «utilización», Rodríguez Padrón sí ha defendido que sería «beneficioso» y «deseable» que existiera un marco normativo «más completo» que diera «seguridad jurídica» para la adopción de decisiones en este tipo de cuestiones.

«HUBIERA SIDO DESEABLE UNA NORMATIVA MUCHO MAYOR»

«Hubiera sido deseable una base normativa mucho mayor que la que tenemos», ha subrayado el presidente del TSJM, que ha recalcado que debería existir una ley, «no pueden ser normas inferiores a una ley», que «más completa» que pudiera ofrecer «esas bases sobre las que asentar respuestas de seguridad jurídica».

En cualquier caso, ante la disparidad de resoluciones judiciales avalando o rechazando las medidas establecidas en distintas Comunidades Autónomas, el presidente del TSJM ha reclamado atender «a la particularidad» y «singularidad» de cada caso concreto y ha planteado que, en el caso de «dos supuestos tan similares que pudieran rozar la identidad», el asunto debería ser dirimido por el Tribunal Supremo.

En este sentido, ha subrayado que aunque en todos los casos en que se han pronunciado los distintos tribunales de las diferentes Comunidades Autónomas se estaban planteando situaciones relativas a la limitación de derechos fundamentales como el de la movilidad, «situaciones que parecen similares cuando no iguales», hay que atender a la particularidad concreta de cada caso porque «no lo son».

«La justicia debe atender al caso concreto», ha defendido Rodríguez de Padrón, quien ha recordado que se trata de «efectos colectivos que afectan a territorios con distintas posibilidades de implantación» y en los que es necesario tener en cuenta «muchísimos puntos» a la hora de certificar o dar validez a restricciones.

SENSACIÓN DE DIFERENCIA ENTRE TRIBUNALES

«De ahí que cada supuesto sea un mundo y exista una sensación tan extraña de diferencia entre tribunales», ha subrayado, para hacer hincapié en que se necesitaría una «tarea más didáctica y expositiva del por qué se valida en unos supuestos y en otros se deniega».

«A veces nos parecen similares, cuando no iguales, las situaciones que se viven en unos y en otros territorios», ha explicado para recordar que, en cambio, son «dignos de consideración» elementos particulares de cada caso «cuando no se habla de diferencias de base, de diferencias fácticas».

Entre ellas, ha citado atender a cuestiones poblacionales, de incidencias, de edades, de rapidez, «incluso ahora mismo que se acerca el periodo estival, estamos también de consideración en cuanto a la afluencia del turismo, de su procedencia, nacional e internacional».