Quantcast

Iberia pisa el acelerador con la sostenibilidad en el centro de su estrategia

Si bien el efecto inicial de la pandemia en la estrategia de sostenibilidad de Iberia fue negativo, a la postre ha contribuido a acelerar el tránsito hacia la neutralidad climática. “Muy al principio, tras la irrupción del virus se paralizó”, puesto que “obligó a recuperar los plásticos a bordo para priorizar la protección y seguridad de los pasajeros” pero, pasado ese primer momento, “se produjo el efecto contrario y la sostenibilidad volvió al centro de las agendas”, explica Teresa Parejo, directora de Sostenibilidad de Iberia.

Una de las primeras decisiones que tomó la compañía durante la pandemia fue adelantar la retirada de los Airbus A340/600, a los que han sustituido aviones bimotores en todas las rutas de largo radio y que pueden llegar a ser, como los Airbus A350, hasta un 35% más eficientes.

Iberia articula su estrategia medioambiental sobre tres pilares básicos. El primero se centra en las operaciones más eficientes, donde se incluyen todas las iniciativas de renovación de flota, reducción del consumo de combustible y electrificación de sus vehículos, entre otras.

La segunda línea de actuación en sostenibilidad se aborda desde “la experiencia cliente” de viaje más sostenible, a través de la digitalización de servicios, la eliminación progresiva de plásticos a bordo, el desarrollo de un sistema de gestión de residuos y la compensación de la huella de carbono.

El tercer pilar se circunscribe al compromiso con la transición ecológica de la aviación a través, sobre todo, de su colaboración en la investigación y desarrollo de combustibles de origen sostenible.

En este contexto, y pese a ser la aviación un sector de difícil descarbonización, Iberia no escatima esfuerzos y coloca la sostenibilidad “en el centro mismo de la estrategia”, asegura Parejo. La sostenibilidad ambiental, que afecta a todos los ámbitos sin excepción de la actividad de Iberia, avanza a distintas velocidades, pero lo hace a paso firme, porque “el compromiso con el futuro y con España es real”, además “los retos exigen mayor velocidad”, asegura Parejo.

Un reto ambicioso, con la neutralidad climática como horizonte, se construye día a día, en el corto plazo, pero sólo se alcanzará tras años de trabajo. Y en el proceso van surgiendo imprevistos que dan cuenta del alcance de los esfuerzos empleados por la compañía. Por ejemplo, al inicio, la digitalización de la experiencia pasajero se impulsaba a gran velocidad, al tiempo que, por los mismos motivos sanitarios, había que retrasar la lucha contra el plástico.

La digitalización de la documentación para evitar el contacto en el aeropuerto o el Check-in online a través del dispositivo móvil, suponen una garantía en la seguridad e higiene que exigen los nuevos procedimientos establecidos por la Covid y también evitan impresiones en papel y, por tanto, favorecen un viaje más sostenible.  

En el mismo sentido, Iberia pone a disposición de los usuarios una calculadora de CO2 para que, cuando vuelen con la compañía, puedan conocer las emisiones derivadas de su viaje, medidas en kilos de CO2. “El siguiente paso será poder compensar emisiones”, ahora en investigación “de los procesos más adecuados, mejor certificados y más garantistas para nuestros clientes”, afirma la directora de Sostenibilidad de la línea aérea.

La apuesta por la investigación y el apoyo al talento se integran en su compromiso con la sostenibilidad social.  La Cátedra Iberia apuesta por la colaboración con la universidad española y europea. Esta relación “se potencia”, porque los retos “son muchos” y “exigen mayor velocidad” en la búsqueda de  “combustibles, materiales y medidas”, precisa Parejo.

También en el marco de la sostenibilidad social, Iberia, con el apoyo de IAG Cargo, se ha comprometido con Unicef España a realizar el envío sin coste de suministros humanitarios contra la pandemia del Covid-19, incluidas vacunas y equipos para preservar la cadena de frío, principalmente a Latinoamérica, así como al resto de los 50 países donde opera la aerolínea.

En definitiva, el esfuerzo de Iberia en materia de sostenibilidad ambiental y social se traduce en grandes inversiones en la electrificación de la flota en tierra y en miles de millones en aviones que se van sustituyendo pese a no haber agotado su vida útil. Por tanto, “el esfuerzo que se hace, corresponde a una apuesta real, un compromiso total, tanto en la línea aérea, como en el handling y mantenimiento”.

ALIANZA CON REPSOL PARA LA MOVILIDAD SOSTENIBLE

Iberia y Repsol han firmado un convenio de colaboración para avanzar hacia una movilidad más sostenible, entre otros objetivos. El acuerdo entre la compañía multienergética y la aerolínea se enmarca en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que promueve Naciones Unidas a través de la Agenda 2030.

El acuerdo se traduce en el desarrollo de ambiciosos programas y actividades conjuntas en tres ámbitos: la investigación y producción de combustibles para aviación de origen sostenible, capaces de reducir la huella de carbono derivada de su combustión en vuelo; el desarrollo de procesos para la producción y suministro de electricidad e hidrógeno renovable que permitan descarbonizar la flota de vehículos terrestres; y la gestión energética de las instalaciones de Iberia mediante sistemas avanzados (Energy Management System) e inteligencia artificial, así como instalaciones de autoconsumo.

Iberia forma parte de IAG, el primer grupo aéreo en comprometerse a lograr cero emisiones netas en 2050. Además, en 2030 las aerolíneas de IAG operarán un mínimo de un 10% de sus vuelos con combustibles de origen sostenibles.

El Grupo adquirirá un millón de toneladas de combustible de aviación sostenible al año, lo que le permitirá reducir las emisiones de carbono en dos millones de toneladas para 2030, lo que equivale aproximadamente a la absorción de CO2 de un bosque con una extensión similar a 400.000 campos de fútbol.

Adicionalmente, IAG se convertirá en el primer grupo de aerolíneas del mundo en extender su compromiso de emisiones netas cero de CO2 a su cadena de proveedores.