Quantcast

La Generalitat Valenciana se dirige al TSJ para ampliar el toque de queda a 77 municipios

La Generalitat Valenciana se ha dirigido ya al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) para solicitar la autorización que permita extender el toque de queda a más municipios con el objetivo de continuar frenando el impacto de la pandemia. En concreto, la restricción que actualmente se aplica a 32 localidades pasaría a afectar a 77 poblaciones, según han confirmado fuentes conocedoras.

El pasado 12 de julio, el alto tribunal valenciano ya dio el visto bueno –además de a la limitación a un máximo de 10 personas de las reuniones sociales y familiares en todo el territorio valenciano– a la restricción de la movilidad nocturna entre las 1 y las 6 horas en 32 localidades de más de 5.000 habitantes con mayor riesgo epidemiológico por Covid-19.

La sala consideró entonces que las medidas –contenidas en una resolución de la Conselleria de Sanidad Universal fechada el pasado 9 de julio y en principio con una vigencia de 14 días– son “equilibradas”, pues se derivan de ellas “más beneficios para el interés general -contención de la pandemia- que perjuicios sobre otros bienes o valores en conflicto”, al tiempo que cumplen el “juicio constitucional de proporcionalidad”.

Ahora, el Ejecutivo valenciano apuesta por extender la restricción para controlar los datos de contagios. La propuesta que ahora se hace llegar por parte de la administración valenciana es, en la provincia de Valencia, los municipios de Albal, Alboraia, Alcàsser, Aldaia, Alfafar, Alginet, Almussafes, Benaguasil, Benetússer, Benifaió, Bétera, Buñol, Burjassot, Canals, Chiva, Foios, Gandia, Godella, L’Eliana, L’Olleria, Manises, Massamagrell, Massanassa, Meliana, Mislata, Museros, Oliva, Paiporta, Paterna, Picassent, la Pobla de Farnals, la Pobla de Vallbona, Puçol, El Puig, Rafelbunyol, Requena, Riba-roja de Túria, Rocafort, Sagunto, Silla, Sueca, Tavernes de la Valldigna, Turís, Utiel, València, Vilamarxant, Xeraco y Xirivella.

Por lo que respecta a la demarcación de Alicante, serían L’Alfàs del Pi, Alicante, Banyeres de Mariola, Benidorm, Callosa d’en Sarrià, Callosa de Segura, Calp, Dénia, Gata de Gorgos, La Nucía, Muro de Alcoy, Ondara, Pego, Santa Pola, Sant Vicent del Raspeig, Sax, Teulada y la Vila Joiosa.

Finalmente, en Castellón los municipios previstos son Alcalà de Xivert, Almenara, Benicàssim, Borriana, Borriol, Onda, Oropesa del Mar, Peníscola, Torreblanca, Vila-real y Vinaròs.

De cara a la mesa interdepartamental COVID de este jueves, el ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, ha reiterado que todas las decisiones se basarán en la situación actual: “La prioridad siempre será frenar contagios y asumir la corresponsabilidad colectiva con las restricciones necesarias”.

En Madrid, el jefe del Consell, aunque ha reconocido que la situación es complicada por la extensión de la variante Delta, ha insistido en que “no tiene nada que ver con enero” cuando había casi diez veces más hospitalizados.

DECISIONES “COHERENTES” CON LA SITUACIÓN

“Hay que tomar decisiones, siempre las ha avalado el TSJCV y pensamos que son coherentes con la situación”, ha recalcado, para añadir que le duele “en el alma” que haya sectores que continúen afectados.

También ha subrayado que la inmensa mayoría de la población cumple con la recomendación de llevar mascarilla, algo por lo que apuestan ahora otras autonomías y que la Comunitat aconsejó en las últimas directrices sanitarias. El problema, ha recordado Puig, son los espacios interiores y los “momentos de confianza porque este virus ataca a nuestra manera de ser, más en el ámbito mediterráneo”.

Por su parte, la consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha coincidido en que los valencianos “están respondiendo bien y con responsabilidad” ante la dificultad de mantener la distancia cuando hay aglomeraciones.

Ante la interdepartamental de este jueves, Barceló ha destacado que han pedido el aval judicial para poder mantener algunas medidas y limitaciones como las que se impusieron hace 15 días, entre ellas el toque de queda en los municipios con riesgo epidemiológico.