Quantcast

Casado afirma que Feijóo «siempre lo ayudó»

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha subrayado que el líder de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo, es un «buen amigo» al que le «debe mucho» y ha enfatizado que su forma de hacer política «es lo que hace falta a España». «Siempre me ha ayudado, sin pedir nada a cambio», ha destacado.

Son sus palabras en el 17 congreso del PP gallego, en el que Feijóo ha sido reelegido por quinta vez al frente del partido tras un año desde que logró en las urnas su cuarta mayoría absoluta. «Vuestra forma de hacer política y la de Feijóo es la que hace falta en España», ha destacado Casado, que también ha recibido el apoyo de Galicia para alcanzar la Moncloa en las próximas elecciones generales.

En su intervención, Pablo Casado, que este domingo terminará una etapa del Camino de Santiago y llegará para escuchar la Misa del Peregrino y entrar por la Puerta Santa, también ha avanzado que la convención que los populares celebrarán en octubre en Valencia, arrancará en Galicia, sin definir por ahora en qué localidad por si la situación obliga a cambiar de planes.

«El primer día y la primera jornada va a ser aquí, no me atrevo a decir la ciudad por si cambiamos los planes que tenemos», ha anunciado en referencia a esta ‘parada’ en Galicia en el marco de la convención de otoño.

COMPROMISO CON GALICIA

Pablo Casado ha mostrado su compromiso con Galicia, de la que remarcó que ha sido el «origen» del partido que tiene «el honor de presidir». «En Galicia se alumbró un partido democrático que quería representar con puerta ancha a todos esos españoles, conservadores, humanistas cristianos, liberales que querían tener una alternativa de futuro, progreso y defensa de la libertad frente a una izquierda en una España que había asombrado al mundo por una Constitución ejemplar», ha proclamado el líder de los populares, que tuvo palabras de recuerdo para el expresidente fallecido Manuel Fraga, así como también para su predecesor Mariano Rajoy, que intervino en el congreso, al que también como «militante».

«Y, además, Galicia, en el PP del siglo XXI, es una referencia de buena gestión, de cómo se tienen que hacer las cosas en una noble vocación pública como es la política», ha remarcado Casado, quien ha proclamado: «En Galicia hacéis política de aldea, mirando a cada vecino a los ojos, sabiendo cuál es su nombre, dónde está enterrada su madre, ahora tienen hasta vuestro móvil, no entienden de ningún tipo de competencial, en un ‘concello’ es al concejal, al alcalde al que se le piden explicaciones, aunque no cobre, aunque le cueste dinero ir a una diputación provincial a hacer una gestión».

Casado ha incidido en que Galicia «ha dado muchos referentes políticos», desde Gerardo Fernández Albor a Mariano Rajoy, que «puede estar muy orgulloso de su gestión, por todos los españoles, por los gallegos entre ellos, y por dejar un país mejor del que encontró». ¡Muchas gracias también presidente Rajoy!», ha elogiado, tras mencionar también a Romay Becaría y a Manuel Fraga.

Pero en su discurso, centró sus agradecimientos al recién elegido por quinta vez presidente de los populares gallegos, Alberto Núñez Feijóo: «Hoy venimos a celebrar un congreso de un buen amigo, de una persona a la que yo debo mucho, que siempre me ha ayudado, sin pedir nada a cambio, Alberto Núñez Feijóo».

De él, dijo que lleva «doce años consagrado a su tierra, haciendo las cosas con ‘sentidiño’, con responsabilidad, con inconformismo, pero con ambición de futuro». «Es muy difícil explicar la Galicia de estos tiempos sin la gestión de Feijóo y su equipo, un equipo exigente, al que nunca se le ha podido echar nada en cara», ha subrayado el jefe de filas del PP nacional, quien ha asegurado que los miembros de los ejecutivos de Feijóo «antepusieron los intereses de los gallegos» incluso a los del partido.

«La forma de hacer política de Alberto Núñez Feijóo, la forma de hacer política de vosotros, es lo que hace falta en España», ha dicho Casado, que se ha mostrado «comprometido con los problemas que tiene Galicia», desde la situación de la pesca, con las mariscadoras, y a la «Galicia industrial», que ve que la «demagogia de un gobierno que se lleva por delante a Meirama, Alcoa, que se quiere llevar ahora por delante a Ence por una inacción en la defensa de los intereses de centenares de familias que necesitan una explicación fuera de una ideología dogmática para acaparar un titular».