Quantcast

Las empresas, llamadas a ser activistas del cambio hacia el desarrollo sostenible

La pandemia ha tenido efectos en la implementación de la Agenda 2030, que ya antes de la irrupción del Covid-19 no se estaba ejecutando al ritmo suficiente y que, de seguir así, estaba abocada a convertirse en papel mojado, por lo que Naciones Unidas ha instado a acelerar el avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y desde la Red Española del Pacto Mundial se alienta a las empresas a que actúen como «activistas del cambio» y generen un «liderazgo colectivo».

Movilización, aumento de la ambición y soluciones innovadoras son los tres ejes de trabajo señalados por Naciones Unidas para impulsar los ODS a partir de 2020, año que marca el inicio de la que la organización ha declarado la ‘Década de Acción’.

La ONU considera que para lograr la Agenda 2030 es necesario que todo el mundo la conozca y tome conciencia de la importancia de su impacto en la misma, y actualmente tres de cada cuatro ciudadanos (el 74%) a nivel mundial –hasta un 80% en el caso de los españoles– afirma haber oído hablar de los ODS, un dato que, a pesar de ser bastante positivo, no resulta suficiente teniendo en cuenta lo ambicioso de las metas marcadas, de ahí la importancia de la movilización.

La Red Española del Pacto Mundial, en su publicación ‘ODS Año 5, El liderazgo colectivo en la Agenda 2030: una década para la acción’, señala que para dar a conocer y concienciar de la importancia de la Agenda 2030 es fundamental que los ODS se integren en las agendas políticas de todos los países y en las estrategias empresariales, impulsando acciones de comunicación con narrativas innovadoras o conectando movimientos sociales para crear fuerzas de cambio.

En concreto, apunta que el liderazgo empresarial es esencial para lograr los objetivos dirigidos a erradicar la pobreza y favorecer un desarrollo sostenible e igualitario, que requieren la implicación de todos, ya que a través de las empresas se puede llegar a la población general.

Tal y como indica la Red Española del Pacto Mundial, solo en España hay alrededor de 2.860.755 empresas que emplean a 15.532.951 personas, lo que supone alrededor de un 33% de la población total del país. Las compañías impactan sobre todas estas personas de forma directa, y también en todos sus grupos de interés y en el conjunto de la población a través de sus productos, servicios o acciones de marketing y comunicación.

En este sentido, BBVA lanzó el pasado abril una sección de sostenibilidad en su web corporativa destinada a contenidos que abordan temáticas relacionadas con los ODS y ahora lanza una newsletter semanal con el mismo propósito, acercar los retos de la sostenibilidad y la economía al gran público, esta vez con una herramienta que facilita el acceso a artículos interesantes sobre diferentes temáticas, frente al exceso de oferta informativa y la falta de tiempo para leer todo lo que se publica.

La nueva newsletter de sostenibilidad del BBVA incluye los contenidos que el banco ya publica en todos sus canales de comunicación: tribunas de expertos, entrevistas de interés, vídeos, ‘podcast’, entre otros; que versan sobre su compromiso por un futuro más verde e inclusivo, la relación de los seres humanos con el planeta, la inclusión social, la economía circular, las energías renovables, la movilidad sostenible, la alimentación saludable y con respeto a la biodiversidad, y las infraestructuras sostenibles.

Para darse de alta en la ‘newsletter’ hay que acceder directamente a la página de suscripción (https://www.bbva.com/es/alta-newsletter/) y elegir la opción de la newsletter semanal de sostenibilidad. Asimismo, en todas las noticias de bbva.com aparece al pie de las mismas un faldón que dirige a esa misma página de suscripción.

«EMPRESAS CIUDADANAS»

El director de la Cátedra Liderazgos y del Observatorio de los ODS de Esade, Àngel Castiñeira, ha recalcado el concepto de «empresas ciudadanas», es decir, «organizaciones con capacidad para empoderar comunidades, trasladar buenas prácticas susceptibles de incorporarse en los entornos familiares y asociativos y, en definitiva, liderar y acelerar el cambio hacia economías y sociedades verdes».

«Hay una primera tarea de formación, información, comunicación y reporte que todas las empresas deberían realizar en relación con sus grupos de interés internos: esto incluye a empleados, junta de gobierno, directores ejecutivos, líderes sénior y accionistas. En paralelo a esta tarea, las empresas se deben también a sus grupos de interés ‘externos’ que incluyen a toda su cadena valor: proveedores, distribuidores, clientes e inversores. Y por supuesto, también a las comunidades en las que operan, los reguladores y gobiernos y la sociedad civil en general», ha explicado.

Gracias al conocimiento, la tecnología, la fortaleza financiera y la capacidad de innovación, anticipación y transformación en materias como la eficiencia y el ahorro energéticos, el reciclaje de residuos, la gestión del agua, la reducción de la huella de carbono, la generación de energía renovable o el cuidado de la biodiversidad, por ejemplo, algunas empresas pueden ejercer un fuerte liderazgo responsable en sostenibilidad y la creación de alianzas y las colaboraciones de diversos tipos: público-privadas, privadas-no lucrativas, entre otras.

Para afianzar su liderazgo sostenible, BBVA canalizará 200.000 millones de euros en financiación sostenible hasta 2025, lo que supone doblar los 100.000 millones, objetivo inicial anunciado en febrero de 2018.

Asimismo, la entidad ha anunciado recientemente que dejará de financiar el carbón en los próximos años o su compromiso para ser neutro en emisiones de carbono en 2050, no sólo en sus propias emisiones sino también en las de los clientes.